Facebook Twitter Google +1     Admin





Who the Hell...?!

motagirl2, la culpable de todo esto

¿De qué va esto?

Temas



¿Más cosas interesantes?

Elementos compartidos de motagirl2


Google



Quiero estar al dia!

- Subscribirme usando mi agregador de noticias ^^
- No, gracias, prefiero recibir un mail cuando haya nuevos artículos ;)

¿Dónde está mota?


En Anobii
En DeviantArt
En Facebook
En Flickr
En Instagram
En LastFM
En Lomography
En Tumblr
En Twitter
En YouTube


Experimental XLV

El viejo apeadero, todo madera oscura, se encontraba semioculto en la niebla de la madrugada.

Ella bajó del tren, todavía algo desorientada por el largo viaje, y comenzó a caminar hacia el mar de hormigón y cristal que era el centro de investigación. Su lugar de trabajo. Desde lo alto del camino descendente se veía nuevo y luminoso, de un gris mate bajo el incipiente amanecer, pero terriblemente irreal. Si un complejo industrial podía ser falso e hipócrita, aquel desde luego lo era.

Tras mostrar sus credenciales a la entrada, pasó delante del edificio acristalado de la cafetería, siendo dolorosamente consciente de la gran probabilidad de que él estuviese dentro, observándola desde el interior, tras los cristales de espejo. Observó su reflejo mientras caminaba: una figura alta y esbelta, con unos raídos vaqueros acampanados que le quedaban demasiado grandes, camiseta negra ajustada, la espesa melena ondeando grácil al viento. Volvió a sentir la mirada de él, desde el otro lado. Apretó el paso.

Mientras ella se inclinaba a su lado para hurgar en las tripas del motor estropeado, él sintió su aliento muy cerca, demasiado, de su oreja izquierda. Café. Chocolate. Y menta. Casi dejó de respirar, y ella lo notó. "¿Te parece que estoy demasiado cerca? ¿Quizá estoy invadiendo tu espacio vital? ¿Tu zona de confort?"
Él sacó fuerzas de la nada y replicó: "¿Mi espacio vital? Un sabio escribió que hay alguien en tu espacio cuando el tiempo que tarda en escucharse un sonoro beso en la oscuridad es menor que una hora." Sin que nadie se lo dijera, el otro hombre que los acompañaba sintió que sobraba allí, e intentó fundirse con la silla, pasar desapercibido. "¿Tanto?"- rió ella, dejando las herramientas y limpiándose las manos en los vaqueros. Él no dijo nada y miró hacia otro lado.

-¿Sabes?- le dijo al encontrarlo durante la madrugada -Nada parece real.
Una vez más, él no respondió. Y ella se dio cuenta de que no se había equivocado. Todos sus recuerdos sobre él eran apenas como la sombra del rastro que deja un sueño mientras se diluye en la claridad de la mañana.

Perpetrado por MotaGirl
24/08/2011 11:30 # id #. Literatura Experimental

Comentarios » Ir a formulario

motagirl

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Artículos anteriores

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris