Facebook Twitter Google +1     Admin





Who the Hell...?!

motagirl2, la culpable de todo esto

¿De qué va esto?

Temas



¿Más cosas interesantes?

Elementos compartidos de motagirl2


Google



Quiero estar al dia!

- Subscribirme usando mi agregador de noticias ^^
- No, gracias, prefiero recibir un mail cuando haya nuevos artículos ;)

¿Dónde está mota?


En Anobii
En DeviantArt
En Facebook
En Flickr
En Instagram
En LastFM
En Lomography
En Tumblr
En Twitter
En YouTube


Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2014.

Las Películas del mes: Junio - Julio 2014

Bueno, parece que definitivamente este mes se me ha pasado el arroz, así que me toca poner las de junio y las de julio en un sólo post.

Maria Antonieta (2006)

Los intocables de Eliot Ness (1987)

Kickassia (2010)

Neuroworld (2014)

Game of Thrones

  • 4x08: La montaña y la víbora
  • 4x09: Los vigilantes del muro
  • 4x10: Los niños

Silicon Valley

  • 8: Optimal tip-to-tip efficiency

Naruto Shippuuden

  • 363: La técnica de la alianza shinobi
  • 364: Conectados
  • 365: Los danzantes invisibles
  • 366: Los que lo saben todo
  • 367: Hashirama y Madara
  • 368: El periodo Sengoku
  • 369: El sueño real

Catfish: Mentiras en la red

  • 3x01: Craig & Zoe
  • 3x02: Antwane & Tony
  • 3x03: Antoinette & Albert
  • 3x04: Lucille & Kidd Cole
  • 3x05: Tracie & Sammie
  • 3x06: John & Kelsey
  • 3x07: Solana & Elijah

Cosmos: A Spacetime Odyssey

  • 9: The lost worlds of planet Earth
  • 10: The electric boy
  • 11: The immortals
  • 12: The world set free

Halt and catch fire

  • 1: I/O
  • 2: FUD
  • 3: High plains hardware
  • 4: Close to the metal
  • 5: Andventure
  • 6: Landfall

Expediente X

  • 1x14: La mujer-hombre
  • 1x15: Lázaro
  • 1x16: Joven de corazón
  • 1x17: La entidad biológica extraterrestre
  • 1x18: El hombre milagroso
  • 1x19: Transformación
  • 1x20: Cuando cae la noche
  • 1x21: Tooms, el escurridizo
  • 1x22: Volver a nacer
  • 1x23: Roland
  • 1x24: No confíes en nadie
  • 2x01: Visitantes de otros mundos
  • 2x02: El huésped
  • 2x03: Sangre
  • 2x04: En vigilia
  • 2x05: Duane Barry
  • 2x06: Duane Barry 2
  • 2x07: Los tres
  • 2x08: Un suspiro
  • 2x09: El volcán
  • 2x10: Museo rojo
  • 2x11: Excelsius Dei
  • 2x12: Legado de muerte
  • 2x13: Irresistible
  • 2x14: La mano que mata
  • 2x15: Huesos frescos
  • 2x16: Colonización
  • 2x17: El juego final
  • 2x18: Simetría de horror
  • 2x19: Muerte en Kalm
  • 2x20: El embuste
  • 2x21: Los calusari
  • 2x22: F. Emasculata
  • 2x23: Luz tenue
  • 2x24: Nuestro pueblo
  • 2x25: Anasazi
  • 3x01: El camino de la resurrección
  • 3x02: Sujetapapeles
  • 3x03: Darren Peter Oswald
  • 3x04: El reposo final de Clyde Bruckman
  • 3x05: La lista
  • 3x06: Tímido
  • 3x07: El caminar
  • 3x08: El calabozo
  • 3x09: Nisei
  • 3x10: 731
  • 3x11: Revelaciones
  • 3x12: La guerra de los coprófagos
  • 3x13: Syzygy: Conspiración cósmica
  • 3x14: Grotesco
  • 3x15: El Piper Maru
  • 3x16: Apócrifa
  • 3x17: El embaucador
  • 3x18: Teso dos bichos
  • 3x19: Dinero maldito

Etiquetas: , , ,

Perpetrado por MotaGirl
08/08/2014 12:51 # id #. Cine, videos, imagen.. No hay comentarios. Comentar.

Oporto (día 1)

La semana pasada me fui unos días de vacaciones con Dani a Oporto. No pretendo hacer de este post una guía de viaje, sino simplemente contar qué hicimos nosotros allí y qué nos gustó. Nos pareció una ciudad bonita con cierto aire de decadencia de tiempos mejores, con muchas cuestas, muchas gaviotas y frío por las noches. No es una ciudad de "oh, tienes que ir a ver este monumento", sino de apreciarlo todo en su conjunto, callejear, y (esto a nosotros nos encanta) disfrutar de su gastronomía (que encima no es cara).

Compré el vuelo un par de meses antes en Ryanair, que nos salió baratísimo (unos 95 euros entre los dos, ida y vuelta). Supuestamente salíamos del aeropuerto de Valencia a las 14.35 (GMT+1) y llegábamos a Oporto a las 15.15 (GMT), pero cuando ya estábamos en la pista dispuestos a subir al avión, un mecánico nos dijo que el avión estaba estropeado y que teníamos que volver a la terminal porque no sabían cuándo podríamos volar (!). Así que, sin más información, nos tocó volver a la terminal a esperar... Al final fueron 4 horas (nos dieron un bono de 5 euros en comida a cada pasajero), con lo cuál salimos a las 18.30 y llegamos a Oporto a las 19.15 aproximadamente. En la zona de llegadas del aeropuerto, había una chica repartiendo mapas de la ciudad, lo cuál siempre se agradece.

Delayed

Llega el momento de transladarse desde el aeropuerto a la ciudad. Anteriormente, habíamos estado consultando por internet las variantes de bus, metro o taxi para llegar al centro. Nos decantamos por el metro. Hay varias opciones, pero dado que nuestro hotel estaba en todo el centro de la ciudad y Oporto es una ciudad muy manejable andando, no nos iba a hacer falta usar el metro para otros menesteres. Nos decantamos por la tarjeta Andante "normal".  No tiene mucha pérdida porque en cada máquina expendedora tienen una lista de todas las demás estaciones, y qué zona debes comprar (por ejemplo, desde el aeropuerto siempre es zona 4). Con esta tarifa, el precio es de 1.85 cada recarga (+0.50 euros la primera vez, del precio del cartón)

Nos bajamos en el centro (Trindade) y nos dimos un paseíto hasta el hotel. La primera sensación fue de frío (muy agradecible visto el tiempo que hemos estado teniendo en el Levante español) y de que había muchas cuestas y muchas gaviotas.  Todo bueno :)

Camara municipal do Porto

Nuestro hotel era el Infante de Sagres, situado en el mismísimo centro de Oporto. Por fuera es bastante anodino, pero por dentro es espectacular (alucinante la vidriera que tienen en la escalera). La habitación era bastante lynchiana y las vistas desde la ventana, bien bonitas. La recepcionista un poco idiota, hablando portugués a toda velocidad a pesar de haberle dicho que no entendía nada de lo que me estaba diciendo, pero bueno.

Escalera del hotel Vidriera del hotel vidriera del hotel

Pasillo del hotel Vistas desde la habitacion

Dejamos nuestras maletas y nos fuimos a cenar. Dimos un paseo por las calles aledañas al hotel, y vimos que había mil y un sitios para elegir. Finalmente, nos decantamos por Trinkas, una tapería (en portugués "petisqueira"). Aquí nos dieron la carta y nos quedamos un poco igual hasta que nos dimos cuenta de que por la parte de atrás estaba en inglés (casi todos los sitios a los que fuimos la tenían en varios idiomas). La camarera era muy maja y nos explicó qué era cada cosa. Tomamos unos rojões (una especie de guiso o estofado de carne, típico de la zona, con sabor a curry) y unas croquetas de bacalao (las mejores que he comido en mi vida). De postre, helado de requesón y compota de calabaza. Pese a ser una tapería y haber pedido sólo dos tapas, las raciones son INMENSAS, y esto es algo que vimos que se repetía por todas partes. Pero no seré yo quien se queje :)

Después de la cena, de vuelta al hotel, a coger fuerzas para el día siguiente.

Oporto (día 2)

Etiquetas: , , , ,

Perpetrado por MotaGirl
21/08/2014 19:22 # id #. La vida de mota Hay 2 comentarios.


Oporto (día 2)

Oporto (día 1)

Comenzamos nuestro primer día completo en Oporto con un señor desayuno en la terraza del hotel. El hecho de que el 90% de las mesas de Oporto estén cojas y que yo sea un poco patosa fue una mala combinación, y el día empezó con café derramado por todas partes (así que sólo podía mejorar xD)

Terraza del hotel Desayuno en el hotel

Este día lo dedicamos a andar mucho. Muuuucho. Íbamos sin un rumbo muy fijo, simplemente cuando veíamos una calle que nos parecíamos bonita nos metíamos por ella. Algo que me encantó de Oporto es que la mayoría de las fachadas de los edificios son de azulejos de colores, y a pesar de lo destartalado que se ve todo, le pone una nota alegre.

Una casa

Comenzamos el paseo descendiendo por la Praça da Liberdade. Como he dicho unas cuantas veces, Oporto tiene un millón de cuestas, que encima no van todas al mismo sitio (olvídate de arriba y abajo, porque no hay manera). Aún así, este sitio parece ser donde van a caer la mayoría de las calles, hay bastantes hoteles y es de donde parten muchas rutas turísticas, además de que está cerca de todo (nosotros fuimos a todas partes andando).

Praça da Liberdade

Praça da Liberdade Praça da Liberdade Praça da Liberdade

De allí subimos por la Rua 31 de Janeiro hasta la Iglesia de Santo Ildefonso. Muchas iglesias en esta ciudad tienen fachadas de azulejos bastante impresionantes, como esta.

Iglesia de San Ildefonso

De ahí dimos un paseo por la Rua de Santa Catarina, conocida por sus tiendas y sus preciosas aceras, hasta el Mercado de Bolhão. Este mercado me impresionó porque literalmente se cae a pedazos (estaba andamiado de arriba abajo), pero te transporta a otro siglo con sus tiendecitas, su pescado recién cogido, sus señoras gritando...

Fachada de la iglesia de Santa Catarina

Acera de Santa Catalina Mercado de Bolhão 

Después continuamos el paseo hasta la archiconocida Livraria Lello, una de las librerías más bonitas del mundo, que sirvió de inspiración para ambientar Harry Potter (no, no sale en las películas como mucha gente cree). El sitio es increíble, pero si vais y quereis hacer fotos, tendreis que madrugar: Sólo están permitidas de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana.

A continuación, fuimos a uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad: la Torre dos Clérigos. Por apenas dos euros, se pueden subir sus casi 300 escalones para llegar a lo más alto y disfrutar de unas vistas inmejorables de la ciudad. Para mi gusto, un poco masificado de más (teniendo en cuenta que el ancho de la escalera no da para más de una persona, deberían dejar salir a la gente antes de que que entraran más personas. Si no te gusta rozarte con desconocidos, esto no es para ti jaja)

Vistas desde la Torre dos Clérigos

Torre dos Clérigos Una calle Vistas desde la Torre dos Clérigos Vistas desde la Torre dos Clérigos Vistas desde la Torre dos Clérigos Vistas desde la Torre dos Clérigos  Vistas desde la Torre dos Clérigos

Después de tantas escaleras, parece que ya teníamos hambre, así que nos encaminamos al Cafe Piolho (o Ancora d’Ouro), uno de los sitios más conocidos de la ciudad, situado junto a la universidad. Aquí volvimos a jugar a la ruleta rusa de las tapas, degustando unas deliciosas empanadillas y una especie de carne de panceta con encurtidos. Recobradas las fuerzas, cruzamos la calle para ir a la Universidad, donde había una exposición de fotografías de National Geographic, otra de cosas egipcias y otra de animales marinos disecados y fósiles.

Exposición en la Universidad de Oporto

Después seguimos callejeando para la segunda ronda de tapas (tengo que decir que no comimos "de verdad" ningún día. ¡Picoteo everywhere!) Acabamos en un sitio muy entrañable y casero llamado Vira Lata, donde comimos sopa (que resulta que es suuuper típico de Portugal) y una especie de revuelto de setas.

iPad Sopita en Vira Lata

Seguimos nuestro paseo por el Jardim das Virtudes y el Jardim do Cordoaria (sí, hay un montón de zonas verdes en Oporto), ambos llenos de gente durmiendo la siesta en los bancos.

Una calle

Casitas cerca del Jardin da Cordoaria

Y así llegamos a uno de los sitios que más me gustó: los jardines del Palacio de Cristal, y los jardines del Museo Romántico. Perfectos para pasear y descansar, admirar las plantas, esculturas y fuentes y hacer fotos a los pavos reales :D Desde estos jardines hay unas vistas fantásticas del río. Por cierto, nuestra idea era bajar hasta el río desde aquí, pero no pudimos por el desnivel. Y es que Oporto es una ciudad 3D: Puede que en el plano parezca que el sitio al que quieres ir está al lado, pero probablemente las cuestas te fastidien el plan :)

Rio Duero desde los jardines del Palacio de Cristal

Rio Duero desde los jardines del Palacio de Cristal En el jardin del palacio de cristal En el jardin del palacio de cristal  Vistas desde el jardín de palacio de cristal

Luego caminamos hasta la Praça de Alburquerque, saliéndonos un poco de lo que vendría siendo la zona turística y caminando por calles normales (vamos, que pisamos calles de asfalto en vez de piedras). De camino, confirmé que el ratio zapaterías/resto de tiendas es muy alto en Oporto (exageradamente alto). Junto a esta rotonda, está otro de los sitios que todo el mundo te dice que tienes que ver: la Casa da Musica  (y un montón de skaters aprovechando que es una de los pocos espacios con suelo liso jaja)

Mota! Praça de Alburquerque Casa da Musica

Desde aquí (que está bastante apartado) volvimos al centro caminando por la Rua de Cedofeita, cuyo tramo final es peatonal y tiene un montón de tiendecitas. Culminamos el paseo con una visita a la Lomography Embassy Store, donde me gasté una obscena cantidad de dinero en carretes para la Diana. (Una "embajada lomográfica" para un lomógrafo vendría a ser como una Apple Store para un fanboy de Apple). La chica de la tienda fue super agradable, y me abrió su cajón escondido de carretes extraños (contribuyendo con ello a mi arruinamiento). Por cierto, compré un carrete de diapositivas caducado en 1991 (!!), a ver qué sale... En la parte de arriba de la tienda tienen un pub y una miniexposición, así que subimos a ver las fotos y a tomarnos un vino y una bruschetta deliciosa de paté de aceitunas.

Luego fuimos al hotel a descansar un rato antes de poner rumbo a la cena. La cena no podía ser otra cosa que... ¡Francesinhas! No hay manera de describir este plato (nombrado como uno de los diez mejores bocadillos del mundo) y hacerle justicia. Es como un sandwich tostado relleno de varios tipos de carne y embutido, recubierto de queso fundido y una salsa picante in-cre-í-ble de cerveza y tomate. Teníamos intención de probarlas en el Café Santiago puesto que (junto con el Piolho) es el lugar en el que más fama tienen, pero el sitio estaba hasta los topes. Así que entramos a otro lugar con buena pinta y convenientemente llamado... "Lado B: A melhor francesinha do Mundo". Bastante convincente :)

Francesinha motagirl aproved Francesinha Francesinha

Después de las francesinhas, salimos prácticamente rodando y fuimos a bajarlas con unos cocktails en un bar llamado Canelas de Coelho. Buena música, servicio algo lento, y unas mesitas de jardín muy cucas en una calle super empinada que me hicieron acabar el día conforme lo había empezado: tirando las bebidas. ¡Super patosa al poder!

Oporto (días 3 y 4)

Etiquetas: , , , , ,

Perpetrado por MotaGirl
22/08/2014 12:36 # id #. La vida de mota No hay comentarios. Comentar.

Oporto (días 3 y 4)

Oporto (día 2)

Dado que el día anterior nos habíamos pegado una paliza a andar, este tercer día nos lo planteamos con más relax.

Tras el desayuno hotelero de rigor y sin tirar ningún café (esta vez en un salón interior con mesas más estables que en la terraza), pusimos rumbo a la Catedral (o Seo), situada en la parte más alta de la ciudad (pero a la vez al lado del río -en horizontal, que no en vertical-). Desde allí había buenas vistas del resto de la ciudad. Nos acercamos también al Museo de Arte Sacra y Arqueología, que estaba al lado, pero al ser festivo estaba cerrado.

Vistas desde la catedral Plaza de la catedral 
Panorámica desde la catedral

Desde allí, bajamos hacia el río. La ruta consiste en unas escaleras bastante empinadas que se bifurcan sin señalizar y  a veces se convierten en camino de cabras entre casas medio en ruinas y te hace pensar que te has equivocado de camino pero no: acabas llegando al río. Concretamente, nosotros aparecimos justo bajo el puente de Luis I, una de las construcciones más conocidas de la ciudad, y que une Oporto con Vila Nova de Gaia (la otra orilla, vaya). En Vila Nova de Gaia es donde se encuentran todas las bodegas de vino, una zona conocida como A Ribeira. Para bajar desde la parte alta al río también hay un funicular, pero nosotros no lo usamos.

Puente Luis I Rio Duero

En esta zona hay muchísimos puestecillos de recuerdos y stands para reservar visitas turísticas. Nosotros nos decantamos por un pack que incluía un recorrido de una hora  en uno de estos barquitos (rabelos, utilizados antiguamente para llevar el vino de las bodegas),  un paseo de ida y vuelta en teleférico (en el lado de Vila Nova de Gaia) y una degustación de vinos en una de varias bodegas seleccionadas. El precio, si no recuerdo mal, era de 15 euros por persona  (por separado eran 10 euros el cruzeiro y 8 euros el teleférico, así que compensa)

Rabelo

Rabelo Vistas desde el rio Duero

Rio Duero

El paseo en barco muy entretenido, el barco es super estable y no se nota ningún balanceo (así que la excusa del mareo no es válida para no subirse). En el barco al que subimos, podía elegirse entre montarse en el exterior o sentarse a cubierto. Nosotros nos sentamos fuera para tener mejores vistas, pero fue una hora al sol y acabamos bastante quemados.

Tras el cruzeiro, cruzamos el puente Luis I por la parte de abajo, para dirigirnos a la Ribeira. Esta zona está llena de restaurantes, y entramos a A Taberninha do Manel (que luego resultó ser super conocido). Aquí pedimos un surtido-degustación de vinos de Oporto (el que más nos gustó fue el "white & dry") y un plato que habíamos visto que pedía mucha gente por todas partes: chouriço assado. Como su nombre indica, es un chorizo que te sirven crudo, pero en una bandeja llena de aguardiente para que lo flambees tú a tu gusto en la mesa. El camarero nos sirvió, le prendió fuego y se piró sin decirnos qué hacer con el maldito chorizo. Y ahí estábamos, bebiendo vino con un chorizo on fire entre nosotros, con unas llamas bastante grandes y yo arrinconada contra la pared sin poder alejarme. Muy surrealista. Eso sí, cuando el camarero se apiadó de nosotros y vino a apagar el fuego, el chorizo estaba buenísmo. Lo sirvieron con una especie de pan de higos que resultó estar delicioso (en cada sitio te ponían pan de una manera)

Vinos Chorizo asado

Después fuimos a una de las bodegas incluídas en nuestro pack del cruzeiro, el Espaço Porto Cruz, un edificio de cuatro plantas enteramente dedicado al vino de Oporto. El recorrido se comienza desde arriba, donde hay una terraza-lounge, hasta abajo, donde te sirven la degustación. En las plantas intermedias hay una sala de exposiciones y un restaurante, así que aprovechamos para pedir allí algo de picar para completar la comida. En muchos sitios (y este era uno de ellos) te cobran un par de euros por "el cubierto" (o sea, por sentarte) pero te sirven algo de picar (aquí unas tostas con una especie de paté de picadillo de verduras asadas) y en este caso también una botella de agua. Aquí tomamos un platillo de requesón con compota de calabaza, y un revuelto de verduras con queso. Y por supuesto, más vino. Y más vino luego en la cata. A estas alturas ya íbamos un poco doblaos jeje

Descansamos un rato junto al río antes de dirigirnos a... ¡el teleférico! Sólo diré que a mi las alturas no me gustan mucho, y esto sube a unos 60 metros de altura. Superado el pánico (y el ataque de risa histérica inicial), la experiencia está guay. Lo mejor es que no había mucha gente y Dani y yo pudimos subir en una cabina sin más personas.

Vistas desde el teleférico  Vistas desde el teleférico

El teleférico te deja en la parte de arriba del puente de Luis I. Aunque teníamos comprada ida y vuelta, hicimos sólo la ida para ahorrarnos caminar todo el trecho que ya habíamos recorrido en teleférico. Y ya que antes habíamos cruzado de Oporto a Vila Nova de Gaia por la parte de abajo del puente (por donde también pueden pasar los coches), para volver lo hicimos por la parte superior (por donde pasan los trenes). Con, por supuesto, otra ración de vértigo y vistas impresionantes.

Puente Luis I desde Vila Nova de Gaia

Duero desde el puente Luis I

Desde el puente, aprovechamos para visitarla estación de São Bento.

Estación de São Bento Estación de São Bento

Desde allí caminamos de nuevo hasta los pies de la Torre dos Clerigos, donde Dani había fichado ya una confitería. Aquí nos tomamos unos cafés y unos bollitos (de los infinitos tipos que hay), que nos sorprendió por el precio (apenas 3 euros en la parte más turística de la ciudad)

Cafe y pastelitos

Después fuimos a descansar un rato al hotel, y luego, a cenar. Fuimos a un sitio llamado Sins que sólo hacía bocadillos y hamburguesas. Dani tomó un bocadillo de pollo con una pinta increíble, y yo una hamburguesa de queso azul con cebolla caramelizada que era simplemente perfecta. Además de que la comida era deliciosa y se notaba el mimo en cada detalle, la camarera fue muy amable  y el sitio era muy bonito. Un 12/10 y, tras conocer a los aliens que vivían a lado del hotel, a dormir que ya era tarde.

Aliens!

Al día siguiente, nuestro vuelo salía a las 17.45, así que el día no daba para mucho. Simplemente callejeamos un poco con las maletas, y fuimos a una tienda que me había enamorado tras verla la noche anterior, ya cerrada: The Portuguese Cock. El chico de la tienda se dedica a decorar figuritas de escayola típicas de Oporto y de Portugal (gallos, sardinas, golondrinas, nuestras señoras de Fátima, santos Antonios, belenes...). Para darles un toque, digamos, moderno (desde pintarlos con la bandera del orgullo gay hasta hacer belenes de super héroes). Nosotros compramos una golondrina (no puedo evitarlo, me  encantan) y un gallo con los azulejos de la estación de São Bento.

Continuamos con nuestro paseo espontáneo, visitando algunos mercadillos de antiguedades y segunda mano que había por la zona (Rua das Oliveiras).

Rua General Silveira

Desde ahí volvimos a la zona de la universidad, donde nos tomamos una última francesinha en el Piolho antes de poner rumbo a España.

Edificio Francesinhas

Etiquetas: , , , , ,

Perpetrado por MotaGirl
23/08/2014 10:46 # id #. La vida de mota No hay comentarios. Comentar.


Artículos anteriores

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris