Facebook Twitter Google +1     Admin





Who the Hell...?!

motagirl2, la culpable de todo esto

¿De qué va esto?

Temas



¿Más cosas interesantes?

Elementos compartidos de motagirl2


Google



Quiero estar al dia!

- Subscribirme usando mi agregador de noticias ^^
- No, gracias, prefiero recibir un mail cuando haya nuevos artículos ;)

¿Dónde está mota?


En Anobii
En DeviantArt
En Facebook
En Flickr
En Instagram
En LastFM
En Lomography
En Tumblr
En Twitter
En YouTube


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Literatura Experimental.

Experimental XLVII

Te he matado tantas veces que lo único que me falta es amarte hasta morir contigo.

Perpetrado por MotaGirl
27/02/2015 13:49 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.

Experimental XLVI


Y cuentan que llovió toda la noche;
que al amanecer, la tierra estaba seca
pero había un charco en la almohada.

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
28/08/2011 12:09 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.


Experimental XLV

El viejo apeadero, todo madera oscura, se encontraba semioculto en la niebla de la madrugada.

Ella bajó del tren, todavía algo desorientada por el largo viaje, y comenzó a caminar hacia el mar de hormigón y cristal que era el centro de investigación. Su lugar de trabajo. Desde lo alto del camino descendente se veía nuevo y luminoso, de un gris mate bajo el incipiente amanecer, pero terriblemente irreal. Si un complejo industrial podía ser falso e hipócrita, aquel desde luego lo era.

Tras mostrar sus credenciales a la entrada, pasó delante del edificio acristalado de la cafetería, siendo dolorosamente consciente de la gran probabilidad de que él estuviese dentro, observándola desde el interior, tras los cristales de espejo. Observó su reflejo mientras caminaba: una figura alta y esbelta, con unos raídos vaqueros acampanados que le quedaban demasiado grandes, camiseta negra ajustada, la espesa melena ondeando grácil al viento. Volvió a sentir la mirada de él, desde el otro lado. Apretó el paso.

Mientras ella se inclinaba a su lado para hurgar en las tripas del motor estropeado, él sintió su aliento muy cerca, demasiado, de su oreja izquierda. Café. Chocolate. Y menta. Casi dejó de respirar, y ella lo notó. "¿Te parece que estoy demasiado cerca? ¿Quizá estoy invadiendo tu espacio vital? ¿Tu zona de confort?"
Él sacó fuerzas de la nada y replicó: "¿Mi espacio vital? Un sabio escribió que hay alguien en tu espacio cuando el tiempo que tarda en escucharse un sonoro beso en la oscuridad es menor que una hora." Sin que nadie se lo dijera, el otro hombre que los acompañaba sintió que sobraba allí, e intentó fundirse con la silla, pasar desapercibido. "¿Tanto?"- rió ella, dejando las herramientas y limpiándose las manos en los vaqueros. Él no dijo nada y miró hacia otro lado.

-¿Sabes?- le dijo al encontrarlo durante la madrugada -Nada parece real.
Una vez más, él no respondió. Y ella se dio cuenta de que no se había equivocado. Todos sus recuerdos sobre él eran apenas como la sombra del rastro que deja un sueño mientras se diluye en la claridad de la mañana.

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
24/08/2011 11:30 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.

Experimental XLIV

Como siempre digo, soy una señora muy ocupada y sin conexión estable a internet, lo que me dificulta enormemente postear con la frecuencia que realmente me gustaría. De hecho, durante esta semana he estado fantaseando con bastante seriedad en cerrar el blog (sin avisar, of course), pero tampoco es eso lo que quiero. 

En adelante, y durante una temporada, creo que me conformaré simplemente con escribir cuando pueda o cuando sienta que tengoquehacerlo (como ahora), más o menos cripticamente (otra vez: como ahora). Estaba además mucho tiempo (casi dos años) sin dejar caer por aquí ninguno de mis fantabulosos "Experimentales", y cuando la inspiración me dio una colleja hace unos días mientras me lavaba los dientes (nunca sabes cuándo va a aparecer) supe que no podría resistirme a publicar este. Lo he estado incubando unos días y hoy finalmente ha tomado forma. Aunque no me siento en absoluto contenta con el resultado (hace demasiado que no hago esto y no consigo que las palabras expresen al 100% lo que tengo en la cabeza), creo que es bastante aceptable porque a) cuento lo que quiero contar ,  b) está lo razonablemente embrollado para que no cuente lo que no quiero contar y c) en este no muere nadie (¡milagro!). Nos hacemos mayores. ¡Disfruten!

/***************/

 

Él llegó a casa, arrojando las llaves y la camiseta sobre el sillón de la esquina en un rápido movimiento. Era mayo, pero ya hacía bastante calor. Encendió el ordenador con aire distraído, mientras buscaba algo comestible en la cocina. Tuvo suerte, todavía le quedaba una pizza. La metió en el microondas, y se repantigó en el sillón de la esquina (ya que de hecho, era una de las pocas piezas de mobiliario de la casa). Hizo algo de zapping en la tele, sin mirarla realmente. Pensó en su día: había estado bastante bien, aunque su mente había estado totalmente entretenida pensando en lo que pudiera estar ocurriendo en otro lugar a cientos de kilómetros de distancia. Se terminó de convencer de que aquello no era problema suyo, y de que aunque lo fuera, él no podía hacer nada. Apagó el televisor, y puso su ordenador sobre sus rodillas. Tecleó distraídamente algunos comandos, y justo en el momento que el microondas indicaba que había terminado su labor, lo vió. En su pantalla. Los dos círculos. Casi solapados. Se quedó helado de terror por lo que pudiera estar pasando a cientos de kilómetros de distancia, fuera de su alcance. Pasaron varios minutos en los que no pudo moverse ni razonar. Se aferró al "casi" con todas sus fuerzas, y se esforzó en que su voz fuera normal para hacer una llamada aparentemente inocente y comprobar que todo iba bien. "Todo va bien"- se repitió a sí mismo. Era curioso, porque al mismo tiempo que intentaba convencerse de ello, estaba seguro de que no iba bien, de que hacía demasiado tiempo que todo aquello no iba bien. Olvidó la pizza, se preparó un café, y se dispuso a pasar la noche en vela, vigilando atentamente las posiciones relativas de aquellos dos círculos que pendían sobre sus pensamientos como una sentencia funesta.

Ella llegó a casa, arrojando las llaves y la camiseta sobre la cama que llenaba toda la habitación. Era septiembre, pero todavía hacía bastante calor. Encendió el ordenador con aire distraído. Mientras este hacía su trabajo, llegó hasta la cocina y metió una pizza en el horno. Encendió las luces del salón y, mirando al exterior a través de la cristalera, pensó. Su día había sido fantástico, casi perfecto, y sin embargo, aquella nubecita negra seguía planeando sobre sus pensamientos. Se dijo a sí  misma que aquello no era problema suyo, y siguió observando los zancudos y fanfarrias que animaban la calle allá abajo. Parecía una gran fiesta, y se preguntó si debería bajar a participar. Se alejó de la ventana para dedicar toda su atención al delicioso olor que atravesaba las puertas de la cocina, y entonces lo vió. En su pantalla. Los dos círculos. Uno encima del otro con una precisión casi insultante.  "NO"- se dijo a sí misma- "Ni de coña". Apagó el ordenador, apagó el horno, apagó las luces y se metió en la cama. Y se dió cuenta de una cosa: la nubecita negra se había quedado fuera, y descendía con rapidez para mezclarse con los vecinos en la verbena.

Él miró al balcón, donde una luz acababa de apagarse. Y entonces, lo supo.

De pronto, era noviembre y sólo quedaba un círculo en la pantalla. No se lo pensaba poner fácil. Sabían que nadie debería ver el desastre avanzando lentamente, imposible de esquivar.

 

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
06/11/2010 21:05 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Hoy me gusta la primavera

Flores de ciruelo

Compartió conmigo la efímera y decadente belleza de la sombra nocturna de un ciruelo en flor.

Me hizo un ramillete.

Y luego me vio sonreir.

Etiquetas: ,

Perpetrado por MotaGirl
14/03/2009 01:45 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XLIII

"El señor S. debe  morir"

El señor C. volvió a  leer el fax un par de veces más, antes de hacerlo una bolita  y tirarlo por la ventanilla. Joder, menuda gracia le hacía tener que currar el día del cumpleaños de su hija. Probablemente las seis velitas arderían ya encima la tarta, y allí estaba él, pasando frío como un gilipollas dentro del coche. Cuando salió de casa apresuradamente, su esposa acababa de ponerle a la niña unos lacitos de terciopelo verde  en el pelo, destacando contra sus encantadores tirabuzones rubios. Esa niñita era un ángel.

"En cincuenta metros, llegada  a su destino"

La vocecilla femenina del GPS lo sacó de sus pensamientos. Intentó imaginarse el aspecto de la señorita que grabó todas aquellas frases. ¿Tendría familia? ¿Una señora bajita o una chica alta quizás? ¿Con pelo corto? ¿Rubia o morena? Siempre se la había imaginado como una oficial de las SS. Hilde, Gerda,  Irna, o algo así.

Avistó un aparcamiento perfecto, justo en la acera opuesta a su destino. Parecía una señal. Un aparcamiento del tamaño idóneo, en el sitio perfecto y semioculto por un par de contenedores de basura. Se dirigió lentamente hacia allí y comenzó a maniobrar. Cuando terminó, apagó los faros y encendió un cigarrillo. Y el señor C. comenzó a esperar. Con suerte llegaría a tiempo para darle las buenas noches a su niña.

Entonces lo vió a lo lejos, caminando junto a los muros.

El señor S. se dirigía a casa. Le hubiera gustado decir que se dirigía a su hogar, pero aquel antro maloliente dificilmente hubiera aceptado aquel calificativo. Al menos le quedaba el consuelo de que no tener que compartirlo con nadie que pudiera juzgarlo. Sólo algún vecino demasiado borracho como para encontrar el agujero inmundo en el que vivía, y sólo de vez en cuando. Esperaba al menos que el tipo que esperaba en su puerta no fuera policía. O mejor aún, que no estuviera  esperándole a él. Sí, sí. Eso era. Seguro que sólo estaba allí esperando a otra persona. Además, no tenía pinta de policía. Sacó la llave, y se dispuso a abrir la puerta.

El señor C. dio un par de caladas más a su cigarillo antes de apagarlo y guardar el filtro en el bolsillo de su abrigo.

El señor S. abrió la puerta, puso un pie dentro de su casa, y volvió la vista justo a tiempo de ver al desconocido de la calle sacar la mano del bolsillo. Pero la mano enguantada no estaba vacía.

*fshk*

*fshk*

*fhsk*

El silenciador del arma del señor C. había cumplido  con  su trabajo a la perfección, convirtiendo  unos potencialmente ruidosos "bang bang" en unos discretos "fshk fshk". El señor C. empujó con un pie el cadáver del señor S. tras la puerta, y la cerró.

Se miró el reloj. Había acabado antes de lo previsto. Seguro que llegaría a tiempo de comerse un pedacito de tarta con  su hija y su mujer y darle su regalo. Incluso podría parar delante de alguna de las decenas de los puestecillos de flores que abrían incluso de noche, y comprarles un par de ramilletes de rosas. Subió al coche y arrancó.

"A treinta  metros, gire a la derecha"

Hilde volvía a obrar su magia.

 

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
21/01/2009 22:31 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XLII

Respiraba agitadamente mirando al techo, cuando, de pronto, lo supo.
Sabía qué era lo peor.
No eran los escalofríos, ni los espasmos involuntarios en su cuerpo, ni siquiera la sensación de que a su sangre le faltaba algo (ligeramente tóxico, ligeramente amargo.) Ni los radicales cambios de humor. Ni el zumbido constante en su cabeza, muy profundo. Tampoco las largas horas de insomnio y ansiedad.
No. Lo peor era saber que ambos cargaban con ello. Otra vez. El terror ante el terror.
Quiso llorar de nuevo, pero una inesperada caricia en su brazo lo sacó de sus pensamientos.
Se volvió, y vió sus ojos a través de su pelo, mientras se subía encima de él envolviéndolo con su calor.
Y por otro eterno rato más, olvidaron.
Olvidaron las semanas que estaban por venir.
Olvidaron el futuro.

Etiquetas: ,

Perpetrado por MotaGirl
10/01/2009 02:39 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XLI

Inspirado por maese Glog, y con su beneplácito:

Alli bajaba. Cruel, desafiante. El fraile gris habló: "Intuyo, joven, kilómetros. La mujer nueva ora paciente: quiere regresar sana.
Tú, usurpador, vuelve. Wagner, xilografiado, yacerá zaino."

Y, removiendo aún más el tema, en versión "al vesre":

Zorras y xerografías. Whisky volando, ululando, tarareando.
Se registró, quería probar. O no: moriría limpiando kioskos, jadeando. Ilusa, halló ganancias.
Fijandose en derredor: "Camarero" - bramó - "¡Absenta!"

Perpetrado por MotaGirl
03/01/2009 21:59 # id #. Literatura Experimental Hay 2 comentarios.

Experimental XXI

 

Mientras el coche había estado en marcha, no había habido ningun problema. Te encontrabas dentro, en el asiento del copiloto, sonriendo, contestando con buenas caras, fingiendo que no tenías aquel dolor dentro de tí, que te paralizaba y hacía que todos tus gestos aparecieran como con retraso. Simplemente, fingiendo esa perfección que sabías que él necesitaba tener y acariciar. Pero ahora que el coche se había detenido, tenías que levantarte. Sonreíste una vez mas, y te levantaste como pudiste. Por suerte,cuando aquel rictus de dolor cruzó tu cara, estabas de espaldas. Nadie pudo verlo. Te incorporaste como pudiste e intentaste poner derecha tu espalda, sin exito. Finjiendo buscar algo en el bolso, caminaste encorvada, intentando no cambiar mucho de postura mientras le lanzabas un beso en un leve gesto con la mano. Cuando desapareció en la oscuridad, apoyaste todo tu peso en la puerta, tranquilizándote mientras la abres, alegrándote sinceramente por no haber tenido que contestar a ninguna pregunta. Preferías que no se preocupara por tí. No por no ser egoísta, sino por no tener que responder.

Subes pesadamente la escalera hasta el ascensor, pensando en todo lo que había pasado en los ultimos tiempos. Piensas en toda esa gente de la que, tiempo atras, habías oido sus pecados. Los habías oido, los habías intentado entender y no lo habías coseguido. Te daban asco. Un auténtico asco. Te metes al ascensor y pulsas al boton. Pero ahora tú eras como ellos. Una sombra más en un mundo de luz. Una mancha en muchas vidas. Una basura. Sales al descansillo y te acercas a la puerta, rebuscando las llaves. Nunca entiendes por qué coño siempre las metes al bolso , sabiendo que las vas a volver a necesitar.

Sin embargo, sientes una presencia a tu espalda. Te vuelves lentamente, justo a tiempo para ver cómo el cañón de una pistola apunta directamente a tu cabeza. Oyes el disparo. No enfrente, sino dentro de ti. Dentro de tu cabeza. Habías vendido cara tu alma a un pobre hombre destrozado. Caes como un fardo al suelo. Y desde alli puedes ver sus profundos ojos, ahora húmedos, mientras dirige el cañón del arma a su sien. Tus ojos dejan de ver. Pero tus oidos todavía pueden captar, en ese orden, un leve "te quiero", un disparo y un cuerpo que cae.

Sientes tu cuerpo que se hunde en la oscuridad. Empiezas a sentirte liviana y soñolienta. Ningun problema queda dentro de ti. Oyes, muy lejos, una sirena. No puedes verlo, pero sabes que a traves de la ventana podrías ver la luna brillando en el cielo, rodeada de miles de estrellas. Hoy la noche es húmeda. Y en ese momento, comprendes que has muerto. El frío se instala en tu cuerpo. Huele a rosas en el ambiente. Una campana toca lentamente, anunciando la media noche.

 

 

Perpetrado por MotaGirl
21/12/2008 01:14 # id #. Literatura Experimental Hay 2 comentarios.

Experimental XL

y de pronto, en un grito quebrado, el tiempo se
                                                                                    d
                                                                                       e
                                                                                          t
                                                                                            i 
                                                                                              e
                                                                                                 n
                                                                                                   e

 

 

 

 

(aspira)

 

(respira)

 

Cuando vuelve a seguir su curso, todo es rojo y huele a sándalo.

Perpetrado por MotaGirl
13/12/2008 15:26 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.

Experimental XXXIX

Una vuelta.

 

Y otra.

 

Y otra y otra y otra.

 

Vuelves a aspirar. Sigue ahí.

Y sabes que esta noche tampoco podrás dormir.

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
08/11/2008 03:10 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XXXVIII

Si cuando me den la noticia de tu muerte (real o fingida, no me importa), ves que tardo en reaccionar....

....no es por pena ni dolor, no es porque esté impresionada, ni porque me haya quedado en estado de shock, ni porque sienta un nudo en la garganta, y muchísimo menos (¡¡no, por dios!!) porque miles de agujas colapsen mis ojos luchando por salir en forma de lágrimas.

No.

Lo más probable es que simplemente esté pensando cuál sería la reacción más aceptada socialmente para un ser humano, antes de llevarla a cabo.

Espero que no te importen esos milisegundos, sabes que siempre me costó identificar y fingir mis sentimientos.... cuando los hay.

 

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
06/11/2008 09:56 # id #. Literatura Experimental Hay 5 comentarios.

Experimental XXXVII

No necesitaba valium.

No necesitaba prozac.

Sólo necesitaba plantarse delante, junto al amplio ventanal de luz de otoño, señalarle entre los ojos con el dedo, y gritarle al oído las doscientas verdades que ambos sabían pero ninguno se había atrevido a decir en voz alta, como si hacer aquello fuera a invocarlas, traerlas y atarlas a ellos como un lastre invisible.

No necesitaba joyas, ni vino, ni rosas.

Sólo necesitaba machacarlo hasta que se derrumbase. Destrozarlo hasta que también explotase.

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
18/10/2008 16:46 # id #. Literatura Experimental Hay 2 comentarios.

Experimental XXXVI

 

y más o menos en aquel momento fue cuando dudamos entre cortarnos las manos o empezar a vivir

 

 

Perpetrado por MotaGirl
18/09/2008 18:24 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XXXV

tu cuerpo es altar

tu piel el fin del mundo

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
06/07/2008 01:21 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XXXIV

20080615174623-r2.jpg

 

Se llamaba Riccardo y tenía los ojos tristes.

En silencio, en la distancia, me pedía ser La Luz, El Mal, El Origen y el Final.

Se llamaba Riccardo y tenía los ojos tristes, pero nunca llegamos a conocernos.

 

 

 

 

(Perdí mi inspiración, pero ahora he vuelto para encontrarte)

 

Etiquetas: ,

Perpetrado por MotaGirl
15/06/2008 17:28 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XXXIII

20080414004242-emo-love-large-msg-116726119207.jpg

 

*Bang*

Perpetrado por MotaGirl
14/04/2008 00:38 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XXXII

Sombras. Abandonadas.

Casas en el suelo inútiles en cuentos de hadas.

Ceniza de ardientes ramas quemadas.

Lluvia de mar, de agua salada.

Diosas. Aladas.

Luces en el cielo iluminan mi cara.

Sombras aladas de hormigas desesperadas.

Diosas dormidas, de luz desangradas.

 

 

 

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
11/04/2008 15:56 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XXXI

 

Ella despertó violéntamente, como cada mañana. Intentó moverse, pero como cada mañana, sus cuatro patas seguían atadas con gruesas cadenas. Sin embargo, aquel día intentó pensar. Recordar cómo había llegado allí. Por lo que ella sabía, la había encadenado un sucio hechicero enemigo antes de autoinmolarse. Tenía la completa seguridad de que eran unas cadenas encantadas, que la clave para abrirlas estaba en su mente, pero no podría encontrarla.

Intentó pensar en él. Quién era. Por qué ella se había dejado encadenar. Y no encontró respuestas. Ni siquiera pudo recordar su rostro.

 

 

Y de pronto,

subitamente,

las cadenas se abrieron.

 

-"Así que era eso... "

Quiso volver a sentir el espeso sabor metálico de la sangre en su boca. Sólo tenía clara una cosa: iría hacia adelante, en busca de su próxima víctima. Sentia una risa maliciosa subir por su garganta, arrastrarse fuera de sus colmillos. Preparaos, descendientes del hechicero, porque vais a morir.

 

 

/******/

Estoy espesa hoy xD

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
27/03/2008 14:55 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XXX

 

Tu presencia es un océano de llamas,

arde mi aliento como el sol, iluminado.

Un escorpión envenenado entre mis labios,

una mariposa azul, tenue como lluvia de mayo.

 

 

(O lo que es lo mismo: como convertir una especie de proyecto sobre el individuo A , en una realidad sobre el individuo B)

(XXVI YA!!! madre mia, y eso que llevo un monton de tiempo desinspirada :3 )

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
27/03/2008 02:03 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XXIX (pinturas de guerra)


¡Levanta!


Corre, prepárate, ¡ya comenzó el combate!
No necesitas un arma, sólo tu ansia de victoria.
Grita, cierra los ojos, vence al enemigo.
Hoy el Mundo va a saber quién manda.
Usa tus pinturas de guerra: Hoy vas a hacer Historia.

Perpetrado por MotaGirl
27/01/2008 22:41 # id #. Literatura Experimental Hay 4 comentarios.

Experimental XXVIII

 

 

( All Angels Gone - (Stephen H.) )

 

El mar. El sonido de la lluvia sobre las hojas secas. Tus ojos. Una mariposa azul.

Un violín en la oscuridad. Suaves besos. El aire que nos envuelve. El roce de tu piel.

Cálidas lágrimas de alegría rodando por mis mejillas. Tu aliento en mi oído. Complicidad.

Un abrazo junto al fuego. Tus huesos contra los míos. Tus manos trenzando mi pelo.

Devoraría tu alma sólo por tenerte siempre conmigo.

 

 

Etiquetas: ,

Perpetrado por MotaGirl
30/12/2007 03:41 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.

Experimental XXVII

20071214211307-imgp3441.jpg

Quizá despiertes un día y te des cuenta de que no eres quien dices ser.

Que todos tus amigos no existen. Que el amor no es real. Que los ángeles caen como pájaros heridos.

Quizá despiertes un día y descubras que en lugar de tu cuerpo solo hay aire.

Que el azúcar es amargo. Que nunca tuviste nada. Que tu vida no ha tenido sentido.

Quizá despiertes un día y te des cuenta de que estás muerto.

Perpetrado por MotaGirl
14/12/2007 21:13 # id #. Literatura Experimental Hay 5 comentarios.

Experimental XXVI (Haiku I)

 

 

Oscura noche.

Niebla entre los árboles:

destellos de luz.

 

(¿Alguna vez has regalado un rayo de luz?)

(Miralo bien, este es mi regalo)

 

Etiquetas: , ,

Perpetrado por MotaGirl
11/11/2007 01:37 # id #. Literatura Experimental Hay 1 comentario.

Experimental XXV

Baila conmigo, bajo la lluvia, abre tus ojos, ¿lo ves? esta vez hemos ganado.

Siente como late tu corazón cuando saltamos, gritamos y nos unimos en un mar de adrenalina.

Nada puede romperlo, nadie puede comprenderlo y ahí está, existiendo donde nada se ve, donde nada más cabe.

Estás en la lluvia golpeando la ventana, en el suave tacto de la seda, en el embriagador perfume del sándalo. ¿Deseas algo más? Es Dios mismo quien me lo pide.

Déja surgir de tu interior en un espasmo, coge aire y olvídate de vivir. Ahora no eres humano, sólo eres un animal, una fiera, un ser dispuesto a todo para vencer. Este es tu último instante, es EL instante. ¡Ruge!

¿Lo oyes? Es el sonido del triunfo, el sabor de la victoria. Creeme, hoy ya ganamos.

 

 

________________________________________________________

Hecho real y 20%inspiratorio:

 

Cartel: "Obtén aquí tu permiso para tenencia de animales peligrosos"

- Vamos a entrar, que lo necesito.

- ¿? Tú no tienes ningún animal peligroso.

- ¿Cómo que no? ¿Y entonces tú que eres?

Perpetrado por MotaGirl
21/09/2007 01:21 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.

Experimental XXIV

 

- ¿Y tú qué? ¿Eres de los que me aman o de los que me odian? ... ¡Calla! No resondas. En serio, no lo hagas. No necesito que me mientas. Soy de las que creen que tus actos dicen más de tí que tus palabras. Así que no es necesario que intentes engañarme. Sé que no quieres reconocerlo, que te jode que sea así, y que te gustaría mentirte también a tí mismo. Pero no hace falta, tus actos me han dicho ya todo lo que necesitaba saber. Y no te voy a mentir, me gusta. Además, a mí sólo me interesan los vivos. Y tú ya estás muerto.

 

*BANG*

 

 

(oscuridad)

 

 

 

Perpetrado por MotaGirl
27/08/2007 08:45 # id #. Literatura Experimental No hay comentarios. Comentar.

Experimental XXIII

20070614015508-mist-of-the-clearing-storm-mount-hood-national-forest-oregon.jpg

 

Quiero cantar bajo la lluvia.

Quiero gritar y que sólo el vacío escuche mi dolor.

Quiero saltar dentro de los charcos, llenar mis heridas de barro, reirme del futuro.

Quiero caer sobre la hierba mojada, rodar sobre ella, sentirme libre.

Quiero vencer a la mano invisible que oprime mis pulmones, hacernos una y alejarla de mi.

Quiero llorar en medio de la noche tormentosa, ser infinitamente pequeña y sentir que la oscuridad me rodea y me arropa.

Quiero saber que la madera mojada tambien se pudrira, que las flores se secarán despues de la lluvia, que yo tambien me hundiré con el amanecer.

 

/*===================================================*/

jueves: Mayormente soleado 31 °C | 20 °C

viernes: Parcialmente soleado 30 °C | 20 °C

sábado: Parcialmente soleado 29 °C | 20 °C

domingo: Parcialmente soleado 28 °C | 19 °C

 

Etiquetas:

Perpetrado por MotaGirl
14/06/2007 01:55 # id #. Literatura Experimental Hay 5 comentarios.

Experimental XXII

 

Solo decir que no me gusta como ha quedado xD La idea sí, pero no el cómo lo he he escrito. Eah, falta de costumbre, estaba tiempo sin escribir, y encima tenía una serie de.. uh.. "liimitaciones morales" ^^U De hecho, lo tenia en papel, y al transcribirlo me estaban dando ganas de darme cabezazos con el teclado,juas xD So, go on:

 

Él abrió los ojos. Estaba atado a una silla, en medio de un descampado. A lo lejos podía ver las luces de una ciudad. No sabría decir cómo había llegado hasta allí. Mirando a su alrededor la vió, sentada en el suelo, sobre una piedra.

-¿Me has atado tú? ¿Por qué lo has hecho?

Ella se levantó, sin contestar, y se acercó a él, lenta y torpemente, arrastrando los pies.

- ¿No contestas?

Ella se sentó sobre él, a horcajadas, dejando su cara muy cerca de la de él. Le acarició el pelo, susurrándole al oido:

- ...cabréame...

- Joder, estás loca...

Ella tocó su cara, poco más que una caricia.

Él empezó a sentirse realmente incómodo:

- ¿Qué vas a hacerme?

- Esta vez va a ser diferente...

, dijo ella, y golpeó su cara.

Él no lo había esperado, asíque no había podido esquivarlo. Cuando iba a abrir la boca para preguntarle el por qué, otro golpe vino desde el otro lado.

Incapaz de articular palabra, observaba pasmado cómo ella iba creciéndose sobre él, golpeando cada vez más fuerte y con más frecuencia.

- ¡¡ Dijiste que tú eras distinto a los demás, que no cambiarías, que no te alejarías de mi!!

Él no podía contestar. Sentía que estaba comenzando a sangrar (¿Cuándo le habían crecido a ella aquellas uñas?)

Ella seguía golpeando más y más fuerte. No podía parar, estaba fuera de control.

Él sabía que se estaba desvaneciendo, que estaba a punto de perder el conocimiento. Haciendo acopio de sus últimas fuerzas, agarró el cuerpo de ella, lo atrajo hacia sí y justo antes de dejar de moverse, le susurró al oido:

- Espero no molestar más...

Ella se calmó nada más durante un instante. Enseguida volvía a sentir que su cuerpo estaba lleno de ira, que no podía hablar, ni llorar: sólo seguir abofeteandolo y gritarle "Te odio!! Te odio!!"

Pasaron las horas.

Estaba cansada. Su cuerpo había dejado de responder hacía un buen rato, y el dolor muscular era grande.

Se levantó.

Él ya no respiraba.

Aunque sabía que ya estaba muerto, y lo que iba a hacer no estaba bien, no podía resistirse a la tentación. Volvió a acercarse a él, despacio, le miró a la cara... y le dio una patada en la boca. El cuerpo cayó al suelo. No sabía decir por qué, pero ahora se sentía mejor. Sonrió. Realmente era una situación muy extraña.

FINAL ALTERNATIVO #1:

Se sentó en el suelo, sobre una piedra, observando su cuerpo inerte y (suponía) frío. Estuvo allí mirándole yacer, hasta que se aburrió. Si, ya lo tenía muy visto. Se levantó, estiró sus brazos ,llenó sus pulmones con el aire fresco de la noche y comenzó a caminar. Adelante, siempre adelante.

La luna brillaba sobre ella, redonda, perfecta.

FINAL ALTERNATIVO #2:

Se sentó en el suelo, sobre una piedra, observando su cuerpo inerte y (suponía) frío. Estuvo allí, mirándole yacer, hasta que sintió que había llegado el momento.

El cielo se abrió sobre ellos, dejando pasar un gran rayo de luz que iluminó el cadaver. Ella suspiró resignada, se levantó y se acercó al cuerpo. Lo movió con un pie.

- Eh. Eh tú. Cosa. Despierta. Venga, respira.

Él empezó a removerse:

- ¿Qué, qué ha pasado? ¿Dónde estoy?

Él se toca la cara: ve sus manos llenas de sangre.

- ... ¿Qué me has hecho?

- Nada. Simplemente estás muerto.

- ...¿Perdona?

Como respuesta, ella extiende sus alas, hasta entonces ocultas, blancas y plumosas. Celestiales.

- Joder... ¿qué es eso? Esto... yo.... .... ¿eres un ángel?

- Soy mejor qué un ángel.

- ¿Una diosa?

- Anda, cállate y deja de decir estupideces.

Ella se acerca, y lo toma en sus brazos, levantándolo del suelo.

- ¿Qué coño estás haciendo?

No obtuvo respuesta. Ella comenzó a elevarse sobre él suelo, con él, hacia la luz.

- Oye.. esto no puede estar pasando... No estoy muerto. Y además no creo en Dios. Esto no es posible...

- Estás muerto. Y respecto a lo otro...

, dijo ella, poniéndose un parche pirata en el ojo.

-¿Qué? Entonces, todo esto...?

- Cállate. Vas a flipar.

Sobre ellos, en la fuente de Toda La Luz, un volcán de cerveza resplandecía con un aura divina: El Cielo.

 

Perpetrado por MotaGirl
26/05/2007 14:29 # id #. Literatura Experimental Hay 6 comentarios.

Experimental XX

20061217053736-snow-queen-by-barbiedoll.jpg

 

La joven princesa se levantó, aturdida, del frío suelo de marmol del suelo del salón de su palacio. Acababa de ser abofeteada en su propio reino, delante de sus propios súbditos. Sintió como si aquello hubiera sido una señal que le indicaba que su tiempo habia acabado, que debía marchar. Salió por una de las oscuras puertas escondidas, que solo unos pocos conocían y nadie había usado durante cientos de años. Titubeó un instante, cuando sintió el tacto frió de la nieve sobre su cuerpo sin abrigar. Miró atrás y no volvió a dudar. Corrió por el camino y se perdió en la sombra.

 

Un fuerte golpe de lanza lo tiró de la silla de su caballo. El joven guerrero se levantó aturdido, recomponiendo su armadura. Había sido derrotado. No quería comprender lo que aquello significaba. Derrotado. Dejó que el aire entrara en sus pulmones mientras cerró los ojos hacia el cielo. Sus lagrimas se mezclaron con la lluvia. No le quedaba más remedio que huir, huir hacia donde el cielo besaba al horizonte.

 

Ella corrió durante muchas lunas. Habitó con los lobos y erró por las estepas y entre los unicornios. Caminó por los caminos que el invierno había trazado caprichosamente, sobre la fina capa de hielo que se quebraba bajo sus pies desnudos, hiriéndolos, dejando un leve reguero de flores de sangre a su paso.

 

Él caminó muchos dias, bajo el sol. Anduvo entre los árboles medio congelados, alimentandose de los cada vez más escasos frutos que crecían con el frio. Durante mucho tiempo, creía llegar a alguna parte y , sin embargo, seguía estando tan enmedio de la nada como al principio. La desesperación se iba adueñando de él, y la esperanza lo abandonaba, lentamente pero sin pausa. Así transcurrió el tiempo hasta que un dia, viendo inutil su camino, cayó de rodillas en el suelo, se hizo un ovillo y se quedó inmovil, dispuesto a dejarse morir.

 

La princesa se encontraba perdida en sus pensamientos. Podía ver el fin, y sin embargo, quería resistirse a pensar que todo acabaría así. No quería detenerse, pero su cuerpo ya no tenía fuerzas para moverla. Aguantó durante algún tiempo, pero su mente iba siendo vencida tambien, poco a poco. Se desplomó sobre la nieve. Quiso cerrar los ojos y no volver a abrirlos jamás.

 

Los pensamientos ahogaban al guerrero. Se preguntaba cuánto tardaría en morir, si sería doloroso, si pronto tendría alucinaciones. De pronto, sintió el sonido de un cuerpo al caer, muy cerca. Levantó su cansada mirada y pudo ver una bella dama, seguramente una princesa en otro tiempo, que yacía sobre la nieve. Con sus ultimas fuerzas, se incorporó y se arrastró hacia ella.

 

Ella abrió los ojos. Pudo ver a un hombre, quizá un caballero, que la miraba atentamente y con curiosidad. Su mirada era cálida, era luz, y luchaba por abrirse paso en las tinieblas de su corazon, queriendo vencer todos sus demonios. Se preguntó quién sería aquel guerrero y por qué se encontraba en aquel lugar, pero realmente no le importaba. Al menos no lo suficiente. Rodeó su cuello con los brazos y dejó que él la alzara.

 

El joven guerrero cogió a aquella joven y la abrazó, intentando darle un poco del calor que todavía poseía, intentando salvarla de las garras del frio. Sentía la necesidad de hablarle, de preguntarle quién era y por qué se encontraba moribunda en aquel lugar. Bajo su oído sentía, cada vez mas cerca, el aliento todavía cálido de la princesa. Luego pudo distinguir la suavidad de sus labios helados, y el tacto frío de sus dientes. De pronto, un escalofrío recorrió su espalda. El dolor se hacía más fuerte, nacía en su cuello y recorría todo su cuerpo. Miró hacia abajo y pudo ver como un charco de sangre (¡la suya propia!) se formaba bajo sus rodillas.

 

Ella empezaba a sentir como la vida fluía por sus venas. Le gustaba la sensación. Sonrió. Dejó caer el cuerpo de aquel muchacho, que sin saberlo había dado su vida por ella. Levantó la mirada contra el cielo y dejó que el aire frío de aquella noche invernal jugueteara con su pelo, antes de decidir cuál camino tomar. Seguiría hacia adelante, siempre hacia adelante, donde el cielo besa al horizonte.

 

Perpetrado por MotaGirl
17/12/2006 05:37 # id #. Literatura Experimental Hay 7 comentarios.

Experimental XIX (El Genio de la Inconsistencia)

20061027214859-satiro.jpg

 

 

El Genio de la Inconsistencia se acercó flotando hasta el oido izquierdo de la Pequeña Mota:

- ¿Qué haces, Pequeña Mota? - le susurró.

- Pues... me disponía a tender la ropa - le respondió la Pequeña Mota, apurada por la inesperada intromisión.

- ¿Tender la ropa? ¿Olvidas la secadora? - le volvió a susurrar el pequeño Genio.

 

La Pequeña Mota miró a esa especie de fauno (bajito, gordito, barbudo y desnudo de cintura para arriba) que planeaba sobre su hombro.

-Pero... ¿tú quién eres? - le preguntó la niña, asombrada.

- ¿Yo? Yo soy el Genio de la Inconsistencia - respondió el pequeño fauno, hinchado de orgullo.

- ¿El Genio de la Inconsistencia? - repitió ella

- Sí, mi niña, y puedes notar mi presencia cada vez descubras que las cosas son mejores de lo que pensabas. Cogerás aire lentamente recreándote en la realidad y desviarás tu mirada a la izquierda, con tus ojos casi en blanco, en un ligero tick. Así sabrás que yo estoy contigo. Y ahora... ¡me voy!

- ¡Adios, señor Genio! ¡Escribiré sobre usted hoy en mi diario!

 

Perpetrado por MotaGirl
27/10/2006 21:48 # id #. Literatura Experimental Hay 4 comentarios.

Experimental XVIII (sueño)

20061025082603-56311343.lips.jpg

Abrió los ojos y pudo ver como se acercaba lo que mas deseaba y temía en aquel momento. Intentó incorporarse un poco en la cama, pero una cariñosa caricia en su nuca fue suficiente para impedirle pensar o reaccionar. Cuando volvió a ser consciente de la situación, sólo podía ver sus finos labios acercándose lentamente a su boca.

Fue breve y poco o nada intenso, pero sabía que jamás iba a ser capaz de olvidar aquel tacto frío que tanto dolor había hecho nacer en su corazón hasta el punto de partir su alma en dos. Mientras duraba aquel perfecto beso, todos los momentos felices de su vida pasaron lentamente por su cabeza, uno tras otro.

El daño estaba hecho. En aquel momento se sentía levitar. No había sido tan grave, ni tan duro. Podría vivir con ello. Sin embargo, de pronto , otro recuerdo avanzó fugazmente hacia ella. No fue algo tangible ni que pudiese describir, tan solo un pequeño rallo de memoria que la hizo sentirse dividida una vez más. Ella supo que una vez ya se había sentido así y había estado a punto de morir.

Y la felicidad, aquella que había llegado a su punto álgido tan solo unos segundos antes , estalló dentro de su alma, dejandola a solas con su conciencia.

 

__________________________________

 

REMEMBER: http://motagirl.blogia.com/2005/020801-carta-a-mi-conciencia.php

 

"hola pekeña hija de puta, no te escondas, se que estás ahi. De hecho, SIEMPRE estás ahi, escondida en algun lugar de mi cerebro...te imagino como una pequeña yo, chiquitita y susurrante...Te portas muy mal contigo, ¿sabes? siempre estás ahi, junto a tus amigos Arrepentimiento e Ira.... no me dejais en paz, aunque no os llame estáis ahi, sobre todo tú...pequeñita pero ejerces un poder casi total sobre mi, no te soporto, preferiría no tenerte....Me torturas con tus opiniones, no puedo hacerte callar, haga lo que haga, bueno o malo, siempre estarás ahi para no dejarme sentir bien...eso nunca! Si lo que hecho es bueno, me dices ’estás segura de que es bueno? Es bueno para todos o solo para ti? podria haber sido mejor? El fin justifica los medios?’... y si lo que he hecho es malo, me torturas con ’eres una mala persona! deberias verte! das asco! haces sentir mal a la gente! deberias morir!’...Ahora me haces pensar sobre mis impulsos... suelo obededcer mis impulsos... cuando m preguntan ’piensas las cosas antes o despues de hacerlas???’ nunca sé que responder....las pienso antes, durante y despues. (sobre todo despues, gracias a ti, pequeña zorra)...

(.....)

Sabes que te odio,Conciencia....y ojalá no estuvieses ahi.Eres un pesado fardo con el que ojala no tuviese que cargar. Sabes perfectamente cuales son mis puntos debiles y te ensañas en ellos.Me caes mal.Ojala desaparezcas.
Atentamente, tu amiga y compañera mota."

Perpetrado por MotaGirl
25/10/2006 08:13 # id #. Literatura Experimental Hay 6 comentarios.

Experimental XVII (sueño)


Esta historia es un poco diferente a las demás. ¿Por qué? Pues porque procede de un sueño un poco diferente a los demás.
Sí. Ambos personajes son reales (osea, que existen),tanto la chica como el chico. Sin embargo, en mi sueño, el personaje en primera persona era el chico, osea que yo estaba soñando como si fuera él. (Sí, es un poco rayante)
Y, además, esta vez os voy a pedir un pequeño favor: escribid un final alternativo. He dejado la historia por el momento en el que desperté.
Si la siguiera yo, no tendría gracia, porque el placer de los sueños radica en que nunca sabes por dónde van a salir.
Asíque eso, leed y postead vuestro final alternativo/objetivo (excepto chu, que ya sabe quienes son los personajes xD pero tambien te dejo que escribas tu version :P)
No dejeis que esta historia tenga ese cutre-final!!




Conforme iba acercándose a la verja de la casa de acogida, sentía cómo su corazón iba latiendo cada vez más rapido.
No le gustaba demasiado el aspecto de aquel lugar , todo el mundo sabía que en realidad era una especie de reformatorio,
donde un montón de chicas vivían medio hacinadas y eran cuidadas por las monjas.
Antiguamente había sido una iglesia, o eso parecía decirle el edificio que se alzaba detrás de la vetusta verja y el pequeño jardín. aquel era el último lugar en el que le quedaba por mirar, y podía sentir su presencia muy cerca, como si pudiera todavía mantener el olor de su piel despues de aquellos seis largos años que habian pasado.
Se asomó por detrás de los barrotes, observando a una de las monjas, que seguía con cuidado a una de las chicas, que andaba
tambaleándose. De pronto, ella se volvió.
Algo tembló y se rompió dentro de él. Bajo las arañazos , todavía podía sentir que aquel era el rostro que había estado viendo en sueños durante todo el tiempo. A pesar de las heridas, sabía que seguiría siendo la piel más suave que jamás habia tocado.
Quiso gritar, quiso gritar pero no pudo, sentía un nudo en su interior. Empezó a trepar por los barrotes, consiguiendo hacer que el nombre que llevaba tanto tiempo repitiendose, saliera al fin de su garganta.


-"¡MOTA! ¡MOTA!"

Ella le miró, y él supo que ella también le había reconocido.



Entraron al interior del destartalado edificio. Por dentro era incluso peor que por fuera. Siguió a ambas (la monja no los había abandonado ni un segundo) hasta el cuartucho que ella habitaba: una cama destrozada, paredes llenas de recortes de periódico, un armario desordenado.
Cuando estuvieron a solas, se atrevió a mirarla. Era realmente obvio que el caballo la había mermado y dejado hecha un auténtico despojo, pero seguía siendo ella.
Él se sentía incapaz de empezar una conversación medianamente normal, así que preguntó lo primero que le vino
a la mente:

-"Bueno, y... ¿has tenido mucho sexo ultimamente?"
-"¿Tú qué dirías? Estos últimos años no he tenido más remedio, sí. ¿Y tú qué?"
-"Pues ya ves. Acabo de salir de la cárcel. No he tenido muchas ocasiones de... bueno, ya sabes"




Perpetrado por MotaGirl
13/10/2006 10:23 # id #. Literatura Experimental Hay 8 comentarios.

Experimental XVI

 

y qué dificil es estar donde deberías y no donde te gustaría.

y qué dificil es actuar como debes y no como tus impulsos te sugieren, animar a los demás cuando quien más lo necesitas eres tu. Sonreir en el momento justo.

y qué dificil es todo cuando lo único que deseas es acurrucarte entre las mantas y dormir. Dormir como no lo has hecho nunca. Dormir hasta que el sol te despierte suavemente. Dormir como los pájaros. Dormir.

 

Perpetrado por MotaGirl
01/10/2006 02:26 # id #. Literatura Experimental Hay 6 comentarios.

Experimental XV

 

Y de pronto sientes como los recuerdos vienen hacia ti de muy lejos, suben por tu espina dorsal y llegan a tu cabeza, donde explotan y estalla el caos. Ya no hay calle ni coches, solo estáis tú y ellos. Sientes cómo desfalleces, intentas sostenerte en pie, pero solo lo consigues porque una persona está alli, sujetandote. Realmente no importa quien sea, ahora tu mente se encuentra a muchos años de distancia de este dia, pero en el mismo lugar. Ese lugar, que no parece el mismo. Y , sin embargo, interiormente nada ha cambiado. Ya no eres tú. Ya no podrias decir donde acaba lo real y empiezan esos recuerdos, que acechan siempre detras de las mismas esquinas, por más que intentas desterrarlos definitivamente.

Hoy la luna no brilla y la lluvia te empapa. Tampoco eres capaz de hablar, los recuerdos te sujetan la boca y te atenazan los pulmones. Esa persona que está a tu lado te abraza, te da su calor, se funde en uno con su silencioso dolor. No sabes por qué intima razon te inspira otros sentimientos muy distintos, más calidos, más puros, más inexplicables. Sabes cuál es la respuesta que está esperando, pero tu boca se niega a decirlo. "Ojalá se hubieran conocido". Y tu dolor es muy simple pero dificil de explicar. Es duro saber que todo eso existe porque existe en tu mente. Si tú lo olvidases, olvidases todos esos momentos y esas personas, incluso tus propias virtudes y defectos... todo desaparecería. Nadie lo recordaría jamás.

Y esos recuerdos, que vienen hacia ti de muy lejos, que suben por tu espina dorsal y llegan a tu cabeza, estallan en crudas lagrimas bajo la lluvia.

 

 

Y yo te quería, aunque en tus ultimos dias quiza no era capaz de demostratelo.

Y quiero pensar que estás en el cielo y que descanses en paz, porque alli nadie necesita sillas de ruedas.

Perpetrado por MotaGirl
24/09/2006 02:06 # id #. Literatura Experimental Hay 7 comentarios.

Experimental XIV

20060613033049-4486red-pill-1024x768-med.jpg

 

 

"no puedes hacerme esto" - pensó él ,desesperado, mientras se agarraba la cabeza entre ambas manos - "no ahora. no en este momento de mi vida"

" y bien?" - le preguntó ella.

El se desplomó en el suelo, sintiendo como dos sentimientos que creía tener controlados, se enfrentaban dentro de él. Por un lado, el deseo. Por otro, la razón. Hasta ese momento siempre había ganado el segundo, sin embargo, esta vez la victoria no era tan clara.

Sobre la enorme mesa, ridiculamente pequeños para lo mucho que implicaban, un par de folios parecían burlarse de su sufrimiento.

Apenas diez minutos antes, se habia considerado el hombre más íntegro, el más equilibrado y tranquilo sobre la faz de la Tierra. Sin embargo, desde que lo habian ido a buscar a su hogar, donde creia tener todo bajo control, algo se revolvia en su interior. No esperaba nada bueno del sitio a donde lo llevaban, pero eso era más de lo que suponia. Allí, arrodillado sobre el frio suelo de marmol, a cuadros blancos y negros cual tablero de ajedrez, se sentía como un simple peón, un peón arrinconado al que le ofrecen la posibilidad de cambiar su papel en el juego. Allí, arrodillado sobre el frio suelo de marmol, con el pelo sudado y revuelto, nadie habria dado nada por él.

Y sin embargo, alli enfrente estaba ella, ofreciendole absolutamente todo, todo lo que jamas habría podido abarcar con su mente, todo lo que habia deseado alguna vez y todo lo que su imaginacion ni siquiera habia podido inventar.

Tampoco habia esperado encontrarla en aquel lugar, y mucho menos en esa posicion. Seguía pareciendo la princesa que habia conocido, pero su rostro (largos años oculto a su vista) le contaba la verdad: había ganado la guerrera. No era alguien a quien le gustara enfrentarse en aquella situación. Y sin embargo, así era. Su presencia. Había podido sentirla mucho antes de entrar en aquel gran salon, mucho antes de sentarse en sillon y mucho antes incluso de que ella pusiera un pie en la sala.

¿Cuántos años habian pasado? ¿quince? ¿veinte? no.. tantos no... pero todavía irradiaba ese "algo" que lo habia hecho caer a sus pies nada más cruzar un par de palabras.

Y a sus pies, literalmente, se encontraba en ese momento. Ella podía alzar uno de sus pies ("el izquierdo", pensó él) y pisotearlo sin demasiado esfuerzo. "y no solo de modo literal", se dijo a sí mismo. Una vez había sido él el que habia tenido el poder, algo totalmente nímio en comparación con lo que se le ofrecia en aquella ocasión. Ahora, ella mandaba y él lo sabía. Él , y todas aquellas personas que había encontrado en el edificio. Una sola palabra de ella y su vida se convertiría en el mismisimo infierno.

Todas aquellas personas eran vestigios de un pasado anterior, muy anterior a todo lo que queria recordar. Todas las caras le eran conocidas, y todas las caras bajaban la mirada , conocedoras del posible destino que le aguardaba. Entre todas personas, él se sentía la piedra angular, la pieza que explicaría todo. Y lo único que deseaba era irse a casa.

-¿y bien? - había preguntado ella.

 

Incapaz de articular una palabra, alzó su temblorosa mano derecha. Alguien le puso en ésta una pluma. Otro alguien le acercó aquellos papeles que instantes antes le sonreían burlonamente desde la mesa, y ahora se reían abiertamente de él.

 

Por primera vez en su vida, sus deseos habian ganado a la razon.

Perpetrado por MotaGirl
13/06/2006 03:31 # id #. Literatura Experimental Hay 8 comentarios.

Experimental XIII


Filtro... bien.
Carburador... bien.
Delco... bien.
Filtro de aceite... bien.
Lubricante... bien.
Niveles... bien.
Refrigerante... bien.
Y sin embargo, no funciona.
Una presencia a su espalda.
Una respiracion en su oido...
...y una cálida y dulce voz: "el cable verde con el negro"
Se gira.
Mira.
Y la nada le devuelve la mirada.

Perpetrado por MotaGirl
22/05/2006 21:38 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XII

 

PARTE 1:

siente mi ira en forma de colmillos oprimiendo tu cuello, siente la impotencia del querer y no deber, desear y no tener, dar y obtener en la sombra.

llora conmigo la desgracia de esta luz que nos ilumina, este sol que nos protege, esta claridad que nos deja ver.

vamos a dejarlo todo a un lado, sigamos el camino que se hunde en las entrañas de la tierra, que nos aparta de los demas, que nos marca y nos señala.

no sabes nada

__________________________________________________________________________________

PARTE 2:

dame tu fuerza, no me dejes caer.

dame tu luz, se mi sol, cubreme con tu claridad.

mantenme en tu camino.

no sabes nada

_________________________________________________________________________________

PARTE 3:

se que puedo conseguirlo.

esta vez puedo.

yo puedo.

YO PUEDO!!

Perpetrado por MotaGirl
10/05/2006 12:46 # id #. Literatura Experimental Hay 3 comentarios.

Experimental XI

 

Abrió los ojos, molesto por la gran cantidad de luz que inundaba el lugar. intentó deshacerse inutilmente de las cuerdas que lo sujetaban, aunque ya sabia que era imposible. Ella seguia en el suelo,atada e inconsciente. Intentaba no pensar las circunstancias que le habian hecho llegar hasta alli, pensando en cada detalle, preguntandose si alguna decision podria haberles evitado aquella situacion.

Una mujer encapuchada ("distinta a la del dia anterior", pensó él) entró por la puerta, y , situandose a su lado, comenzó a darle una especie de sopa viscosa, mientras se dedicaba a ignorar metódicamente todas sus preguntas.

La tarde transcurrió sin más novedad, simplemente con la unica vision de la pared como entretenimiento.Cerró los ojos, y se durmio.

Abrió los ojos, molesto por la gran cantidad de luz que inundaba el lugar. intentó deshacerse inutilmente de las cuerdas que lo sujetaban, aunque ya sabia que era imposible. Ella seguía en el suelo, pero habia despertado de su letargo.Seguía atada, pero le miraba con esa sonrisa de autosuficiencia que él detestaba y deseaba a la vez, y le miraba fijamente a los ojos.

"Tu sabes por qué estamos aqui, verdad?"-inquirió él

"Claro. Y tu sabes que una sola palabra mia bastaria para condenarte o salvarte"-respondio ella

Él miró al suelo, sabía que ella estaba en lo cierto.Suspiró. No ocurrió nada mas en toda la mañana.

Una mujer encapuchada ("distinta a la del dia anterior", pensó él) entró por la puerta, y , situandose a su lado, comenzó a darle una especie de sopa viscosa, mientras se dedicaba a ignorar metódicamente todas sus preguntas.

La tarde transcurrió sin más novedad, simplemente con la unica vision del pelo liso, suave y ondulante de ella , y la pared como entretenimiento. Cerró los ojos, y se durmio.

Abrió los ojos, molesto por la gran cantidad de luz que inundaba el lugar. intentó deshacerse inutilmente de las cuerdas que lo sujetaban, aunque ya sabia que era imposible. Ella no se hallaba ya alli. Delante de él, las herramientas del torturador. Detrás de él, la pared, fria y lisa. Fuera , el silencio. Dentro de él, la risa fria y la mirada ardiente de ella. En su mente, el amor y el odio se fundieron , una vez mas, dando forma a lo que tanto habia deseado. Las lagrimas brotaron en sus ojos. Se abrio la puerta. Alguien le puso un capuchon. No queria pensar.

Abrio los ojos, preguntandose por qué, aquella vez, no habia luz en el lugar. A cambio, una suave oscuridad le rodeaba. "Asique esto es eso a lo que llaman muerte.." Sonrió. Se sentía bien.

Perpetrado por MotaGirl
23/04/2006 17:50 # id #. Literatura Experimental Hay 2 comentarios.

Experimental X

20060402122928-7.gif

 

Entonces se cansó de esperar. Saltó por encima de la mesa, alargando sus afiladas garras hacia su blanco y desprotegido cuello. La mirada de terror que podia ver le llenaba de una sensacion de superioridad y maldad que no cambiaria por nada.

Un charco rojo comenzaba a formarse en el suelo, a sus pies. Se tambaleó hacia una silla. Bajó la vista lo suficiente como para ver lo que temia: tres cruces de plata, perfectamente talladas, atravasaban su pecho por el lado derecho, arrebatándole la vida que él habia robado antes a otros.

Él luchaba desesperadamente por hacer que el aire inundara sus pulmones, pero a cada momento le costaba mas. Un cebo. Todo habia sido perfectamente planificado. Un cebo. Ahora habia cambiado, él era la víctima. Un cebo.

Podía verla contoneándose delante de él, agitando a su vista las cuatro cruces restantes. Recordó sus palabras: "Y entonces, te clavaré mis siete estacas , para verte morir lentamente". En aquellos tiempos no la habia creido. Gran error.

Intentó, como medida desesperada sacarse las cruces con las manos. Ella rió sonoramente. "Ni lo intentes". En un rapido gesto, le clavó en el vientre dos de las restantes.

El se retorció de dolor mientras sentía como se hundían en su carne. Ella se acercó aun más a él, se sentó a horcajadas sobre sus rodillas cogiéndole del pelo, obligándole a mirar sus ojos victoriosos. Acercó su boca lentamente a la de él. Él se sentía a la vez tentado y asqueado, pero no habia nada que pudiese hacer. Sintió su lengua cálida recorriendo lentamente sus labios, cada vez mas frios,su perfume de magnolias, y su lengua dirigiendose lentamente a su oido. "Cuatro cruces son una en el pecho. Dos transpasaran tu vientre. La última ira directa al corazon". En ese instante, la penúltima estaca se hundió el su pecho, debajo de las otras tres.

Solo quedaba una. Ella comenzó a acariciarle el vientre lascivamente, muy despacio. El se maldecía en silencio por querer sentirse tan vivo, cuando en realidad estaba ya muerto. Entreabrio su boca, pero el unico sonido que podia oir eran sus propios gemidos. Ella sonreía, desde encima de él. Arqueó su espalda, y antes de que él pudiese darse cuenta de lo que estaba pasando, absorto en aquella visión celestial, el frio empezó a extenderse por su cuerpo desde el corazon. La última daga, pequeña y mortal, habia llegado alli tan rapidamente que no se habia dado cuenta de cómo habia ocurrido. Cerró su boca, los labios, y se quedó inmovil, preparado para afrontar la eternidad.

Y en el ultimo instante, con su ultimo respiro, sacó fuerzas de lo mas hondo de su fria y oscura alma y , sacando un pequeño puñal del bolsillo, se lo hundió en la garganta.

La sorpresa de ella fue proporcional al placer de él. Calló de rodillas, frente a él, con los ojos como platos , ahogandose con su propia sangre.

La profecia estaba escrita: ambos compartirían el mismo destino. No habian querido creerla, ahora comprendian su significado. Al menos, él podria descansar en paz.

 

 

 

______________________________

 

Porcierto, un saludico pa Rakun-kun-kun, que hoy "me ha visto morir" ;*

Perpetrado por MotaGirl
02/04/2006 12:20 # id #. Literatura Experimental Hay 5 comentarios.

Experimental IX

20060303095639-manos.jpg

 

Él miraba, entre triste y preocupado, aquello que estaba desarrollandose ante sus ojos. Aunque jamas quisiera admitirlo, aquella situacion lo atraía y asustaba por igual. En ningún momento se le habia ocurrido pensar que todo aquello podía írsele de las manos, que podría explotarle en la cara.

Él simplemente había comenzado aquello, pero el alcohol y las drogas lo estaban haciendo llegar, en apenas un par de horas, a aquella situacion insostenible. Por si fuera poco, podía sentir aquella mirada amenazante e implacable de ella, clavandose alternativamente en sus ojos izquierdo y derecho.

Se empezaba a encontrar realmente mal, y aquella vision que le rodeaba no ayudaba precisamente a mejorar su estado. Conteniendo a duras penas el vómito, se escurrió hacia la calle.

El frio aire de la noche llenó por completo sus pulmones, haciendole sentir relativamente bien. Dio unos pasos hacia adelante, dudando entre perderse en la fria oscuridad nocturna o volver al calor (en todos los sentidos) del interior. Sintiéndose incapaz de decidir, se sentó en el suelo, en una esquinita, dejando que los hechos ocurrieran.

Al cabo de unos minutos, cuando se sintió más capaz de entrar dentro y enfrentarse a todo, se puso en pie mirando la luna , que le devolvia una sonrisa burlona desde el cielo, como riéndose de su suerte. Él se giró, y sintió un escalofrio que recorria su espalda. "¿Cuánto tiempo llevas aquí mirándome?", preguntó. "No más de lo suficiente", respondió ella, "Entremos". Sintiéndose demasiado débil como para oponerse, se dejó llevar.

"Bien.... ", dijo ella, "¿a qué esperas?". Eso le hubiera gustado a él saber. A qué estaba esperando. Si lo supiera no estaría alli... ¿o quizás si? De todas formas, tenia claro que todo habia ido demasiado lejos. Intentaba oponerse, pero aquel cuerpo tentador se encontraba demasiado cerca y le impedía pensar con claridad."Yo.... yo no puedo hacerte esto...". "Puedes, y quieres", replicó ella.

Él comenzó a sentirse extraño. ¿Era realmente su cuerpo el que se estaba moviendo hacia ella? ¿Eran aquellas realmente sus manos? ¿Era ese realmente su cuello? Por una vez, decidió que aquello que habia empezado , debia terminarlo, con todas sus consecuencias. Tomó aire, y se dejó llevar. Quizás fuera la primera y la ultima vez.

Unos minutos despues, la puerta se abrió, dejando paso a una figura vestida de blanco. En un ultimo respiro, él fue capaz de volver la cabeza hacia la entrada y observar, quizas por ultima vez, a aquella que habia entrado. La recién llegada le miró, cayendo de rodillas al suelo, agarrándose la cabeza, la viva imagen de la desesperación.

En el último momento de consciencia, intentó guardar esa última mirada (que parecia llegar de muy lejos) en su corazon, para toda la eternidad. Mientras su alma se hundía en un pozo de oscuridad, sentía impotente como aquella mirada iba reemplazandose por otra, amenazadora e implacable, que se clavaba alternativamente en sus ojos derecho e izquierdo.

Súbitamente comprendió todo, y agarrándose a aquel ángel negro que lo portaba, se dejó llevar, lejos de la luz. A cualquier parte. Siempre adelante.

Perpetrado por MotaGirl
03/03/2006 09:56 # id #. Literatura Experimental Hay 5 comentarios.

Experimental VIII

20060204143126-ducha-v.2.jpg

Ella abrio los ojos, muy lentamente, intentando encontrar una explicacion al infernal ruido que oía a su alrededor. Elevó su mano, lentamente, sacándola de debajo de las sabanas, para acallar al despertador. El frio d la mñana le provocó un estremecimiento que sacudió su espalda, y volvió a hacerle sentir el ansia destructiva que luchaba por esconder.

por alguna razon, esa mañana se sentía mas confusa de lo normal y recomendable. Había sentido un impulso que le empujaba a besar la frente de él.

Se levantó y se dirigió a la ducha. Abrió el grifo , y dejó el agua hirviendo golpear su cuello. Era una sensacion indescriptible, de vacío, ese vacío que había estado tanto tiempo, ese vacío que la llenaba por dentro, dandole fuerzas para mirar a la muerte a los ojos.

De pronto, la puerta se abrió. Incomodada por aquella interrupcion en sus pensamientos, se forzó a mirar. A pesar de ke el cristal de la mampara no era transparente del todo, podía ver el contorno del cuerpo de él, atisbar a penas la perfeccion, imaginar sus manos sobre su espalda....

Jamás se perdonaría por aquel dia, el día en que su mera visión hizo que decidiera (en el mismo instante, sin siquiera conocerlo) que su futuro sería el mismo, que no le dejaria marchar. Que se alimentaria de su vida eternamente.

Podìá ver como se acercaba a la mampara. Muy lentamente. Él apoyó su mano sobre el cristal, dejando una huella roja, que inmediatamente empezó a gotear.

El cuerpo al otro lado del vidrio se derrumbó. Ella cerró el grifo. Abrió la puerta, y salió afuera, intentado no resbalar con la sangre que inundaba el lugar.

Se inclinó sobre el cuerpo, surcado por innumerables arañazos y marcas de colmillos. Lamió su cuello, que aun se mantenía cálido. Lentamente, abrio su boca, y con toda la saña que todavía se mantenía en ella, hundió sus dientes en su carne, tragando su sangre con glotonería.

Ella suspiró. "esta vez me he pasado, verdad?". No obtuvo respuesta.

Jamás.

 

Perpetrado por MotaGirl
04/02/2006 14:31 # id #. Literatura Experimental Hay 7 comentarios.

Experimental VII

20060115045304-bosque2.jpg

 

.. y siente una vez mas el ansia en tu interior, esforzándose por salir, por hacerte explotar. Rabia. Rencor.

.. el frio en la espalda te hace estremecerte , sientes como se extiende dentro de ti. Miedo. Temor.

.. ¿cómo puede una dulce caricia hacerte gemir de dolor? ¿Acaso no es cálida y tu la sientes helada? ¿o es al reves? Placer. Dolor. Amar. Amor.

.. el recuerdo fijo en tu mente.. y la pregunta que te corroe (¿fue tan malo como quiero creer?).

.. y al final, ¿qué te queda? ¿Acaso duele el amor? ¿Acaso puede ser cruel mi corazon?

 

Y un camino que se extiende hacia adelante y hasta siempre. El inicio del camino siempre a mis pies, no hay nada detras . Cada paso es el primero, y quizás el último. Seguire caminando junto a ti.

 

--- ¿Quien eres? ¿A donde vas? Dudas. Mas dudas.

 

 

Perpetrado por MotaGirl
15/01/2006 04:52 # id #. Literatura Experimental Hay 7 comentarios.

Experimental VI

20051211040054-dead-or-alive.jpg

Nyah! Me again

Esta “historia” va dedicada a... a... bueno, él lo sabe ^^

Espero que os guste, no podría haberlo hecho sin su inestimable colaboración

 

Por cierto, una cancion que me gusta para este "relato" es We are in this Together, de Nine Inch Nails. (para los vagos, link directo a las lyrics : http://www.azlyrics.com/lyrics/nineinchnails/wereinthistogether.html )...y no me refiero solo a las lyrics, tambien a la cancion en si.

 

_____________________________________________________________________________

Ella le miraba con cara de odio, desde lo alto de la mesa. La katana la hacia sentirse protegida a pesar del minúsculo bikini negro que la cubría.

 

Él empezó a acercarse a la mesa, lentamente, con pasos cortos.. .en posición de defensa. Cualquier movimiento brusco podía ser fatal, no quería ponerla nerviosa. Su cabeza estaba baja, pero sus ojos llegaban alto, hasta los ojos de ella, intentando adivinar si estaba dispuesta a usar el acero que llevaba en las manos. Tenía que ser precavido, ella era peligrosa.

 

Ella lo observaba acercarse, no sabría decir cuál de los dos podría más... así que, sin dejar de apuntarle, dio un paso atrás.. y se pegó a la pared.

 

Mientras tanto, él seguía cavilando. “En cualquier caso, un acercamiento brusco sería fatal, pues solo hay pared: no puedo rodearla... pero la punta de esa katana me mira desafiante...” De repente, se le ocurre una posibilidad. ”... y si... tal vez...” ... “ella no puede huir, solo herirme.. y no me agradaría”

 

Ella se sentía acorralada, entre él y la pared, tan solo separados por una espada. Vio en la cara de él que maquinaba algo. Empezó a ponerse nerviosa. No le gustaba perder el control de la situación.

 

Él retiró la mirada de sus ojos, y mirando sus brazos y la katana pensó “tengo que arrebatársela”. Dio unos pasos mas, apenas unos centímetros, y paró, manteniendo la postura de defensa.

 

Ella no acababa de entender lo que él planeaba.

 

Mientras, la mente de él avanzaba rápidamente, “a lo mejor... si enrollo mi camiseta en el filo de la katana y tiro, no consigue romperla del todo y se le escapará... no estoy seguro... sólo es un supuesto, pero la tensión ya casi ni se puede cortar. Tengo que hacer algo, y ya”

 

El labio de ella empieza a temblar, como esperando un final...

 

Sin cambiar la postura, él da varios pasos atrás, agudiza la postura, se agacha aún mas.

 

Ella esperaba quietecita, esperando para asestarle el golpe final, mientras él se preguntaba por qué cojones tuvo que regalarle una katana..

 

Sin apartar un segundo la mirada de la suya, en un rápido movimiento, casi espasmódico, él se quita la camiseta, y la sujeta con la mano derecha que queda atrás.

Eso la pilló desprevenida. Duda entre apuntar al pecho, o a la mano.. o quizás al cuello?

Se decanta por el pecho.

Hecha su brazo hacia atrás, para coger fuerza.

Empieza a adelantarse, moviéndose hacia él.

Él retrocede, y cambia de mano la camiseta

Ella pierde el equilibrio.

La espada sigue su camino.

 

Él se hecha a un lado lo más rápido que puede. .. “Maldición, cortaste”, piensa.

 

Ella cae al suelo, de rodillas, ante él.

Rápidamente, él le arrebata el arma y la lanza detrás, lejos.

Ella se encontraba indefensa y a su merced.

Dos finas hileras de sangre bajaban por el vientre de él. La miró con cara de reproche. “Mal”. Sin embargo, no puede evitar mirarla de otra forma también. Al fin y al cabo, estaba de rodillas ante él, desarmada y casi desvestida.

Nota que la sangre sigue brotando... “me ha herido.. debería hacer algo al respecto, pero casi ni puedo hablarle... estoy congelado...”

 

Ella sigue observándole desde el suelo. Se estaba empezando a formar un charco de sangre a su alrededor.

 

Él sabía que estaba perdiendo demasiado plasma, pero no deseaba separarse de ella ahora. Cae de rodillas. Su expresión no cambia.. solo sigue mirándola.

 

Ella empieza a sentirse muy mal. Sigue incapaz de moverse.

 

De repente, la cara de él cambia. Se suavizan sus rasgos y casi puede percibirse una leve sonrisa, muy sutil: “Me has dado”

 

“si... yo siempre gano”

 

La mano de él va hacia su cara, dejándola sentir el frío de sus dedos en su mejilla. Ella se deja acariciar. Quizás sea la ultima vez. Ella le mira a los ojos, pidiéndole perdón.

Él sonríe displicente, “no pasa nada”, dicen sus ojos. Nota que se marea, demasiada sangre le adorna ya.

Ella está demasiado congelada como para poder pensar. Quizás debería huir.

 

Él retira la mano de su cara y la apoya en el suelo. Le falta base. No puede apartar sus ojos de los de ella, pues es incapaz de entender cómo han llegado a eso. Es incapaz de saber qué les ha llevado a hacer algo así. Reacciona, no puede caer de esta forma. Sabe que ese no puede ser el final. Sus rasgos se oscurecen, el pelo cae a su cara y se levanta. Camina hacia la puerta, que ha de llevarle a algún sitio, no importa cual. No puede seguir allí mirándola.

 

Ella lo observa levantarse, y empezar andar sin ni siquiera mirarla. Eso le jode. Echa a andar detrás de él.. y extiende su mano para tocarle. De pronto algo la hace detenerse, a escasos milímetros de su piel. No puede.

 

Él para. Sabe que ella está detrás, y por alguna extraña razón nota su calor. Piensa que la falta de sangre le hace delirar, que es ilógico. “Seguro que sigue donde la he dejado, arrodillada... pero aun así, algo me dice que estás detrás mía”. Sin mover el cuerpo, gira su cabeza hacia la izquierda.. y para su sorpresa, ella está ahí.

 

Ella puede ver la sorpresa en su cara. “No es lo que yo haría en una situación normal, verdad?? De pie, delante de ti, sumisa, y con la cara llena de lágrimas”

 

Súbitamente, todo cambia alrededor. El ambiente está enrarecido.

Esa chica que hay detrás mía no es la que yo conozco”, de hecho, se le antoja como si portase una guadaña a la espalda, que inútilmente tratase de ocultar. Sabe que hay dos cosas que puede hacer: lo que debe y lo que quiere.

 

Ella tiene la mente en blanco. Se encuentra demasiado conmocionada como para pensar. Duda entre la puerta y él.

 

Él sabe que debe cruzar esa puerta y curar sus heridas, de lo contrario, puede ser tarde. Pero no quiere hacerlo. Solo quiere girarse y encararla.

 

Ella elige la puerta. Siente su mirada desesperada, que la sigue y le quema en la espalda.

 

Cuando llega a la puerta de la calle, se da cuenta... de que no lleva ropa, no puede salir. Y su ropa está en la habitación, y en la habitación está él. Ella se queda a mitad de camino entre un sitio y otro, sentada en el suelo, con la espalda en la pared, riéndose de su suerte.

 

Él oye risas abajo “o ha enloquecido, o lo he hecho yo... No tengo mas remedio. Si no lo hago, no me perdonare”. Sale de la habitación rumbo a la calle, a buscarla.

 

La encuentra en el suelo, en un huequecito.

 

Sus piernas no responden. Ella está ahí, en el suelo, con cara de confusión mezclada con extraña ironía.

 

Ella le mira a los ojos, y nota que él intenta descubrir qué estará pensando ella... Y eso la hace reír aun más... Es todo tan surrealista.. Como un sueño.

 

“Qué diablos le pasa, por qué se ríe??” , piensa él.

 

A ella todo le da igual. Se levanta. Le da un beso. Se dirige a la puerta. “Naaaaaaaada importa”. Incluso se permite el lujo de tararear “Stand my ground”

 

Él la observa mientras ella sale cantando, tan risueña. Está petrificado. “Parece ser que su cerebro no responde, algo falla en toda la ecuación”

 

Ella ha llegado a la puerta, y se detiene a pelearse con ella un rato “Maldita puerta, siempre atascada... ”

 

"No pequeña, tú no vas a ninguna parte" piensa él. Hace de tripas corazón y va hacia donde ella está. "esto no va a acabar así...”

 

Pese a su estado, ella todavía le teme. Y desgraciadamente, cree ver cómo él lo nota en su cara.

 

Él nota que ella se desespera en su intento de abrir.. tiene la sensación de que está asustada..

 

Ella empieza a ponerse más y más histérica.

 

Mientras ella forcejea con la puerta, él ha conseguido llegar hasta ella, “está bien, hasta aquí hemos llegado”

 

Ella le siente muy cerca. Demasiado.

 

Sus manos van directas a sus hombros. La gira y hace que lo encare. La tiene, espalda en la puerta.

 

Ella siente como la sangre caliente de él empieza a caer en sus pies. Está totalmente parada. Ya no tiene a dónde ir. No tiene nada que hacer. Nada que perder y nada que ganar

 

Él piensa en un sarcasmo que su cerebro no llega a dar forma. Está bien, que salga lo que haya de salir. “1-0”, dice con voz profunda y algo de dificultad. Inmediatamente, sus manos van a su cintura y la besa.

Se separa, y la mira.

“Tocado y hundido”, responde ella

Él sonríe. Siempre le ha gustado su humor.

 

Esa situación la estaba estresando, así que atrae su cuerpo hacia el de ella, y apoya la cabeza en su hombro, mientras le acaricia. “Siempre me han encantado estos tendones divertidos que tienes...” piensa. Y no puede evitar recorrerlos con sus manos una vez más.

 

El calor de su cuerpo renueva sus energías. Él piensa que seguro que ha tenido heridas peores.

 

Ella sonríe. Acaba de sentir como él se estremecía de placer entre sus brazos, mientras un leve gemido se escapa de entre sus labios. Sigue vivo.

 

Él todavía no concibe estar viviendo eso mientras sanguinolentas manchas la cubrían. “Al menos no mancharemos ningún vestido”, piensa, y decide responder. Apoya su frente en la de ella y la hace alzar la cabeza. Ella se deja hacer.

 

“No puedes resistirte, eso a cambio de herirme”, piensa él. Intenta comunicárselo cerrando sus ojos y acercando sus labios hasta casi tocar los suyos... pero sin llegar a hacerlo

 

“Tienes ventaja”. dice ella.”Sabes que tienes ventaja. Y yo sé que tú lo sabes. Y que vas a aprovecharlo” Estaba encerrada entre su cuerpo y la puerta, sintiendo sus labios muy cerca. Muchísimo. Puede incluso sentir su aliento

La estaba haciendo dudar. Por un lado deseaba irse, desaparecer, pero por otro lado, deseaba sentirle.”Me haces sentir confusa...”-dice-“y te gusta”

 

“Veo que dudas”, dice él, sintiendo cómo una extraña malicia recorre todo su cuerpo. Nota la sensación de poder más voluptuosa imaginable y tiene intención de sacarle partido.

 

Por primera vez, ella siente que él tiene todo el poder. Ha perdido el control de la situación.

 

Él la observa. Parece un animalito enjaulado. No puede evitar caer ante tanta tensión y avanza su cabeza la distancia exacta que le separaba de la duda y ella.

 

Hace mucho tiempo que no se siente tan indefensa, sin embargo, no puede evitar relamerse. Sabe que él jamás ha soportado ver su lengua deslizándose lascivamente por sus labios.

 

"Pequeña, un día acabarás conmigo" piensa él.. decidiendo hacer lo mismo.. pero en los mismos labios que ella.

 

Eso hace que ella baje la mirada.

Ahora es solo una niña inocente.

Una niña inocente que tiembla.

Una niña inocente que pide clemencia

 

Él nota que el cuerpo de ella no la obedece. Está temblando como si fuera una cría. “Está bien”, piensa. La abraza y le da un beso en la mejilla. “Voy a mirarme esto cariño”, le dice, señalándose el pecho.

 

Ella se siente confusa. Acaba de ver pasar todo el deseo del mundo por los ojos de él, y de pronto, la ha rechazado. No entiende nada.

Como una gatita se limita a seguirle mientras él se dirige otra vez arriba. “Coge el ascensor. No debes caminar.. en.. en ese.. en ese estado”

 

Él acepta. Entran. Por fin deja que todo siga su curso. El dolor se le clava en el pecho. Ella nota que él hace una mueca extraña.

 

Él sonríe y le dice “sabes? Me has dado..”

Ella le sonríe también y le replica “sabes? Te lo merecías”

"oh vamos, no sería para tanto... *cof*"

" te he dicho mil veces... que no debes tocar mi disco de AFI"

"Pero si juraría que te lo pedí.."

"nah, te equivocas. no me lo pediste..porque no te lo hubiera dejado "

"te odio..."

"lo sé "

 

Él vuelve a besarla. La tiene deshecha y en sus brazos.

 

El ascensor llega arriba.

 

Ella empieza a caminar hacia la puerta. De pronto, frena en seco “no... no... no ... no habrás cogido llaves, verdad??

"lo cierto... es que daba por hecho que las llevabas tú"

"a ver... estoy desnuda... y como puedes comprobar no llevo llaves"

"ehm... tenemos un problema “, dice él, dedicándole una sonrisa burlona.

 

A ella vuelve a entrarle la risa histérica. Él está desangrándose delante de ella. Ella estaba casi desnuda. Y además, no tenían llaves

 

 

"definitivamente, quieres matarme", le susurró él

Perpetrado por MotaGirl
11/12/2005 03:22 # id #. Literatura Experimental Hay 8 comentarios.

Experimental V (sueño)

Ella todavía dudaba en si los ojos de él, grises y orientales, eran más como los de Kadaj o como los de Nishi Joichiro... Era incapaz de recordar cómo había ocurrido, pero alguien había puesto a su grupo en contacto con él. El caso era realmente urgente, pues su novia se hallaba ya en un estado muy avanzado.

Por suerte, el chico ya estaba concienciado de cuál era el problema que su novia sufría, así que no fue necesario convencerlo (lo cuál fue un alivio para el grupo, puesto que habitualmente era la fase más desagradable)

Pese a haber estado trabajando para él, aún no habían hablado. De vez en cuando, él le miraba de manera seria pero burlona, como invitándola a dar rienda suelta a sus perversiones.

 

Por fin había llegado el día previo al desenlace. Se encontraban sentados en una plaza cercana a su casa, así que cuando el grupo empezó a discutir los pormenores del último ataque, él se excusó y anunció que prefería irse. El grupo se mostró de acuerdo. Ella lo miró apenada. Aquel hombre, del que no sabía nada (salvo que su novia era una vampiro de la que su grupo tenia que deshacerse, y que sus ojos le quemaban al mirarla), estaba apunto de desaparecer de su vida para siempre.

Desde lejos, él se volvió para mirarla... y la duda volvió a asaltarla (¿Kadaj? ¿Nishi?) , Y entonces tomó la decisión más inesperada. Se levantó, improvisó una excusa, y salió corriendo tras su pequeña obsesión. En verdad no quería dejar más “tareas pendientes” en su vida.

Lo alcanzó ya en su portal, lo cogió de la camiseta y lo empujó contra la pared. Él se recuperó muy rápido de su sorpresa, como si en realidad ya se lo esperara. Acercó su cara aún más a la de ella y susurró sugerentemente “¿Hay algún problema?”

A ella le dio la impresión de que él quería jugar. “Perfecto” pensó “pues es justo lo que yo quiero”.

“Ya tienes mi teléfono, ¿verdad?” - Le respondió.

Él asintió y clavó su mirada gris e indescifrable en la de ella.

De pronto, ella comprendió quién era él en realidad. Y un estremecimiento, mezcla de miedo y morbo, la hizo sonreír pícaramente.

 

_________________________

 

Cuando todo se desencadenó por vez primera, bajo la horrorizada mirada de sus compañeros, el recuerdo la hizo frenar en seco... y meditar... “otra vez no... “... no era posible.

 

_____________________________

 

-“Oh dios, me encantaría” - dijo ella

- “Lo siento... ella aún vive...” – dijo él

 

 

________________________

 

Él la miraba dulcemente, desde el borde de la mesa. Había perdido parte de su mirada salvaje desde que entró en el grupo, y ahora parecía más bien un gatito mimoso.

 

____________________

 

 

“Llame al siguiente número de teléfono si desea ser candidata a Miss Florida”

 

Llamaron. Y el mensaje les hizo reír: “Demasiadas peticiones en curso. Inténtelo de nuevo más tarde”

La risa les impidió escuchar el resto...

-“Cuánto iluso e inocente hay por ahí, ¿verdad?”

-“ Sí... y me gusta...”

 

Y se miraron a los ojos, y comprendieron que eran poderosos.

Experimental IV

...y sentir el frio aire del invierno acariciar mi piel, sentir el hielo hiriendo mis pies y observar el reguero de sangre que dejo. No debo parar. No debo mirar atras. siempre adelante. Y acurrucarme entre los espinos que rasgan mi ropa, siempre buscándote. Dormida. Despierta. Dónde estarás... .

Te veo a lo lejos. Me apresuro. Grito, pero nadie oye mi voz. Se pierde en este oscuro mundo. Sigo gritando conforme me dirijo a donde te vi. Cuanto más avanzo , más avanzas tú.

No hay nada que hacer.

Derrotada, me dejo caer en el suelo yermo, congelado. Veo mis lágrimas caer.

Siento una presencia cercana. Levanto mi espada dispuesta a acabar con todo lo que empecé, pero mis manos la dejan caer al verte. Al ver tus ojos fijos en mi. Serios. Tristes. Aliviados.

Me hundo en tus brazos. Nada puede salirme mal.

Experimental III

mirar el cielo. sentir el viento acariciandome . notar la lluvia resbalando por mi cara . tocar la hierba húmeda. sentir el aire fresco entrar en mis pulmones y recorrer todo mi cuerpo. Tu aliento cálido en mi cuello. El vacío. El suelo cada vez más cerca. Un golpe. Y todo acaba.

Experimental II

Ella se puso en pie, lentamente, luchando contra el helado viento que intentaba tirarla, una vez más, contra el suelo. Cerró los ojos, buscando, a tientas entre la oscuridad, la mano de él. Pero no la encontró. Ella, desesperada, se abalanzó sobre la nieve, arrastrándose, llamándole. Una suave voz surgía de algún lado. Ella, alividada, suspiró. A tientas, con sus pies descalzos, caminó en medio de aquella nada, hacia dónde creyó haberle oido. No se equivocó. Allí estaba él, exhausto, acurrucado sobre el suelo. Comenzaba a amanecer. Ella le tendió sus manos, suplicándole que siguiera adelante. En aquellos momentos, los aullidos de los lobos no le parecían tan lejanos. Él aceptó levantarse, una vez mas, contra el viento. Se sentía débil. Alzó sus manos, hasta rozar las de ella. Aquel pequeño roce hizo que ambos supieran que no estaban solos, una mística energía los recorrió, y fue el primer destello de esperanza en aquella oscuridad. Y comenzaron a caminar, una vez más, bajo la nevada.

Tropezó, cayendo sobre el frió suelo. El frío y el viento habían hecho que sus labios, antes suaves y carnosos, se mostraran ahora resecos y llenos de cortecitos. Su piel, que había sido alabada multitud de veces por aquellos que la rodeaban, era ahora de una palidez casi cadavérica, y sus brazos estaban llenos de arañazos. Sus rodillas sangraban, y apenas conseguía notar algo de vida en sus pies que, descalzos sobre la nieve, daban un paso tras otro. Una vez más, se levantó y siguió adelante.

Amaneció. Aquella noche, que parecía no ir a acabar nunca, había terminado, dando paso a un dia gris. Rendidos, decidieron por fin, pararse a descansar. A lo lejos, en algún remoto lugar alguien tañía una campana, y el aire, aquel aire que tanto les había hecho sufrir aquella noche, les llevaba su sonido a donde ellos estaban. Por fin pudieron ver lo que les rodeaba. Una inmensa llanura blanca, helada, donde la única vida a la vista eran ellos mismos. Ella se acurrucó contra el pecho de él, y comenzó a llorar muy suavemente. Todo había sido en vano. Él acarició su pelo y la rodeó con sus brazos, ya que su calor era lo único que podía darle. Ella se sintió mejor. Aquella tranquilidad duró apenas unos minutos. Los lobos volvían a aullar, quizás más cerca, quizás no, que la noche anterior. Ella se levantó, y comenzó a andar bajo la tenue luz que los envolvía. Al ver que él no la seguía, volvío su vista atrás. Él le devolvió una mirada suplicante, cargada de interrogantes: "¿Por qué hemos de seguir? ¿No ves que todo esto no sirve para nada?", y ella, volvió a acercarse a él y una vez más, tirando de él, le contestó: "Tú empezaste esto. Yo lo he de acabar". A pesar de su desesperación, él se dejó convencer, y , lentamente, contra el viento, se puso en pie.

Una vez más, ella volvió a caer. Esta vez fue él el que tuvo que volver atrás y buscarla. Anochecía. Su piel blanca, y su vestido rasgado se camuflaban entre la nieve. Cogió sus manos, intentando darle algo de calor una vez más. El final cada vez se encontraba más cerca. Una vez más, volvió a abrazarla, temiendo que fuera la última. Y ella lentamente, abrió los ojos, para mirarle desde el infinito. Pero a pesar de estar entre sus brazos, ella no se movió. No volvió a moverse nunca más. Cuando él se dio cuenta, enterró su cara entre el pelo de ella, llorando desesperadamente, gritando su nombre, arañándose la cara.Pero nada de eso iba a hacer que ella volviera. Y él no se movió. Pasó toda la noche llorando, abrazado al cuerpo inerte de ella.

Cuando llegó el dia, él sabía que había perdido demasiado tiempo. Guardando como un tesoro aquella última mirada que ella le había dado, y perdiéndose en sus ojos, él comenzó a andar, una vez más, hacia delante, siempre hacia delante, eternamente, hasta un fin que no quería llegar.

Los niños corrían, jugando a lanzarse bolas de nieve. Reían, cantaban, se perseguían unos a otros, empujándose. De pronto, uno de ellos paró. Comenzó a gritar, señalando algún lugar en medio de la extensa estepa. Un hombre avanzaba pesadamente, descalzo, agazapado y luchando contra el viento, ahogado en su soledad. Los niños se acercaron , temerosos. "¡Va descalzo!", se decían unos a otros, "¡Apenas si lleva ropa!". Uno de ellos le habló "Perdone , señor, ¿le ocurre algo?". El hombre bajó su mirada hacia el niño. Suspiró. "¿A dónde camina, señor?". El hombre volvió a mirarle, pero su mirada estaba perdida, como si sus pensamientos andaran lejos. "No lo se", le respondió. ("¿Qué ha dicho?¿Qué ha dicho?" , se susurraban los niños unos a otros "¡No sabe adónde va! ¡No sabe a dónde va!")."¿No lo sabe?", preguntó el niño sorprendido. "Adelante, siempre adelante, eternamente", le respondió él. Una niña acercó su mano al niño "Vámonos, me da miedo", le dijo. El hombre cruzó su mirada con él. Y de repente, el niño lo entendió todo. Algo se apagó en él. El hombre se tumbó en el suelo, muy quieto, y dejó de moverse para siempre.

"Ven conmigo", le dijo él. "¿A dónde?" ,le preguntó ella. "Adelante, siempre adelante, eternamente", fue la respuesta de él. Los dos niños, de la mano, comenzaron a andar. El viento soplaba fuertemente. Los lobos aullaban a lo lejos.

Experimental I (Carta a mi conciencia)

CARTA A MI CONCIENCIA

hola pekeña hija de puta, no te escondas, se que estás ahi. De hecho, SIEMPRE estás ahi, escondida en algun lugar de mi cerebro...te imagino como una pequeña yo, chiquitita y susurrante...Te portas muy mal contigo, ¿sabes? siempre estás ahi, junto a tus amigos Arrepentimiento e Ira.... no me dejais en paz, aunque no os llame estáis ahi, sobre todo tú...pequeñita pero ejerces un poder casi total sobre mi, no te soporto, preferiría no tenerte....Me torturas con tus opiniones, no puedo hacerte callar, haga lo que haga, bueno o malo, siempre estarás ahi para no dejarme sentir bien...eso nunca! Si lo que hecho es bueno, me dices ’estás segura de que es bueno? Es bueno para todos o solo para ti? podria haber sido mejor? El fin justifica los medios?’... y si lo que he hecho es malo, me torturas con ’eres una mala persona! deberias verte! das asco! haces sentir mal a la gente! deberias morir!’...Ahora me haces pensar sobre mis impulsos... suelo obededcer mis impulsos... cuando m preguntan ’piensas las cosas antes o despues de hacerlas???’ nunca sé que responder....las pienso antes, durante y despues. (sobre todo despues, gracias a ti, pequeña zorra)... Hace apenas media hora no tenia ningun tema para mi blog, y de pronto, obedeciendo un impulso, he revelado algo que no debia...por qué?? venganza... suelo guardar la venganza para el mejor momento, como si de una daga se tratase, para luego clavarla por la espalda, cuando el enemigo está debil , y luego esconderla tranquilamente bajo mi ropa.... Si, yo soy asi y no puedo evitarlo....generalmente intento simplemente dar ’el chispazo’ para la venganza, pero no el golpe final....ese lo dejo para otros. Por eso meditar mi venganza me lleva tiempo. Pero me estoy desviando del tema. Después de haber revelado esto, que alguien querido me dijo inocentemente...al principio no pasó nada. ME pareció bien, era lo que esperaba. Pero luego la cosa empezó a ponerse chunga, y me di cuenta de que yo no era dios y no lo sabia todo.... y no habia tenido en cuenta un factor muy importante... el factor ’sospechas’ y el factor ’secretos’.... asique perdí el control de la situacion, aquello sobrepasó mil veces aquella pequeña puñalada que quería darle .... y herí a 3 personas en vez de 1. Bueno, si somos sinceros, en realidad herí a 4... porque ahi estás tu, Conciencia, y me hiciste sentir mal a mi tambien... ’Esto se te ha escapado de las manos, mota....no t gusta perder el control....no sabes que va a pasar ahora.... y lo peor: eres una mala persona! chivata!’ Sabes que te odio,Conciencia....y ojalá no estuvieses ahi.Eres un pesado fardo con el que ojala no tuviese que cargar. Sabes perfectamente cuales son mis puntos debiles y te ensañas en ellos.Me caes mal.Ojala desaparezcas.
Atentamente, tu amiga y compañera mota.
PS: espero que después del dia 26-F no me molestes mucho....procuraré no hacerte caso
PS2: JODETE: mota 1,peibol 4 :P y esta vez no has podido hacer nada para evitarlo.. Respecto a otra cosita relacionada con esto hablaremos otro dia.



Artículos anteriores

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris